IMPACTO

Los antiguos agricultores alteraron irreversiblemente la faz de la Tierra hace 3.000 años

Los humanos no solo hemos empezado a destruir el planeta desde la Revolución Industrial: ya llevamos más de tres milenios causando afectaciones en el medio ambiente.

Foto: Wikimedie Commons
Esta pintura antigua muestra a un agricultor empujando dos bueyes con un arado. Foto: Wikimedie Commons

Cuando pensamos en el impacto ambiental de los humanos y en cómo hemos alterado el planeta, generalmente nos viene a la mente el calentamiento de gases de efecto invernadero, la contaminación industrial y las consecuencias nucleares. Pero ahora, un nuevo estudio nos invita a pensar mucho más atrás en el tiempo.

Los humanos han estado alterando los paisajes en todo el planeta durante miles de años: desde al menos el año 1000 a.C., momento en que las personas en las regiones de todo el mundo dejaron de ser solo cazadores y recolectores en favor de la producción continua de cultivos.

“Este es el primer proyecto de este tipo dentro de la arqueología”, dice Lucas Stephens, arqueólogo e investigador ambiental en el Centro de Política y Derecho Ambiental de Chicago, Illinois, y autor principal de un estudio que presenta análisis de cientos de arqueólogos de todo el mundo. “Nunca ha habido una síntesis global como este”, agrega.

Los científicos han intentado durante mucho tiempo modelar el uso de la tierra en la antigüedad para entender y presentar con precisión las reconstrucciones climáticas y establecer una fecha de inicio para cuando los humanos empezaron a dejar su huella en el planeta. Sin embargo, el modelo más utilizado utiliza estimaciones y conjeturas: toma las suposiciones de otros científicos sobre las poblaciones humanas de varias regiones y luego estima cuánta tierra se necesitaría para sostenerlas. Ese modelo sitúa la fecha de inicio de la agricultura mundial continua hace solo 500 años .

3.000 años de impacto ambiental

Para determinar una fecha más precisa en que empezamos a dejar nuestra huella ambiental, los investigadores dividieron la tierra del planeta en 146 regiones que cubren todos los continentes, excepto la Antártida. Luego invitaron a más de 1.300 arqueólogos con experiencia en el uso de la tierra antigua a completar una encuesta de aproximadamente 80 preguntas, preguntando cómo los humanos en cada región usaron la tierra durante los últimos 10.000 años.

Las preguntas incluyeron cuándo las personas de la antigüedad hicieron la transición del forrajeo a la agricultura y si desarrollaron pastizales para el pastoreo de animales.

En total se recibieron 711 respuestas de 255 arqueólogos internacionales. Los resultados de este estudio, denominado ArqueoGLOBE (en el cual 211 de los participantes figuran como coautores) concluyeron que los humanos con estilo de vida de los cazadores recolectores fueron mutando a agricultores hace unos 10.000 años y terminaron de definirse como tales hace 3.000, cuando se establecieron como agricultores continuos.

Hacia el año 1.000 a.C. ya todas las regiones del mundo contaban con cultivos que se renovaban en todas las estaciones de forma ininterrumpida.

Esas tendencias también implican que los humanos antiguos pueden haber influido en el clima al criar ganado y arrasar bosques para crear tierras de cultivo y pastizales. Los investigadores debaten el tamaño del impacto climático, pero hace 3.000 años los efectos sí fueron significativos, aunque más pequeños que los de hoy.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje