Las jirafas están sufriendo una extinción silenciosa

Estos icónicos animales, cuyas poblaciones han disminuido 40% en los últimos 30 años, por fin están recibiendo un poco de atención internacional, pero aún hay mucho por hacer.

Una jirafa macho se alimenta en una planicie de Kenia. Foto: Pixabay
Una jirafa macho se alimenta en una planicie de Kenia. Foto: Pixabay

El animal más alto de la Tierra está en serios problemas. Las poblaciones de jirafas salvajes se están desplomando debido a la caza furtiva y la pérdida de hábitat, como muestran datos de las más recientes encuestas, el número de mamíferos ha caído más del 40% en los últimos 30 años. Y a diferencia de la conocida situación de gorilas, elefantes, rinocerontes y otros iconos africanos que desaparecen rápidamente, el declive de estos gigantes serenos ha pasado desapercibido.

Alrededor de 150.000 jirafas salvajes existían en 1985, pero ahora hay menos de 97.000, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), que en 2016 movió las jirafas de “Preocupación menor” a “Vulnerable” en su Lista Roja de Especies amenazadas.

En 2018, la UICN emitió nuevos listados para siete de las nueve subespecies de jirafas, cinco de las cuales nunca antes habían sido evaluadas. Ahora enumera tres como “En Peligro Crítico” o “En Peligro”, dos como “Vulnerable” y uno como “Casi Amenazado”, considerando que solo la jirafa angoleña es lo suficientemente segura como para quedarse en “Preocupación menor”.

¿Es esto un adiós?

La población global de jirafas es realmente pequeña si se le compara con la de otros animales amenazados, como los elefantes que suman 450.000, pero su disminución ha provocado que se les estudie más detalladamente y que tome trascendencia pública. Esta comparación no pretende relativizar ni aminorar el peligro real que enfrentan los elefantes, pero sí resaltar que las jirafas venían sufriendo una “extinción silenciosa”.

“Si bien ha habido una gran preocupación por los elefantes y los rinocerontes, las jirafas han pasado desapercibidas; desafortunadamente, su número ha caído en picada, y lo que más nos sorprendió es que han disminuido tanto en tan poco tiempo”, dijo Julian Fennessey, director de la Jiraffe Conservation Foundation (GCF) a la BBC en 2016.

A pesar de su gran altura (los machos adultos pueden medir casi 6 metros de alto), muchos científicos y conservacionistas han pasado por alto a las jirafas. Es probable que esto se deba a la antigua creencia de que las jirafas son abundantes, dicen los expertos, así como a la falta de datos definitivos que demuestren lo contrario.

La UICN todavía considera que todas las jirafas son una sola especie con nueve subespecies, aunque la investigación genética ha planteado algunas dudas al respecto de esta clasificación en los últimos años, lo que lleva a algunos científicos a impulsar una nueva taxonomía de jirafas.

El GCF, por ejemplo, cita un estudio en Current Biology que identificó cuatro especies de jirafas, reconociendo que “esto podría parecer un ejercicio académico”, pero argumentando que podría tener importantes implicaciones para la conservación.

Las jirafas aún habitan en 21 países de África, pero franjas de su hábitat se están reutilizando para uso humano, especialmente la agricultura. Incluso en lugares donde sus pastizales nativos permanecen intactos, la fragmentación causada por el desarrollo en otros lugares puede restringir su alcance y obstaculizar la diversidad genética, mientras que el cambio climático puede alentar largas sequías que pueden agravar otras presiones.

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje