MACHO MEN

Los hombres reciclan menos porque “los hace parecer gays”, dice un nuevo estudio

Una nueva investigación concluyó que ciertos comportamientos ecológicos están vinculados con los estereotipos masculinos y femeninos.

Foto: Matthew T. Rader / Unsplash
Foto: Matthew T. Rader / Unsplash

Hay muchas razones por las cuales hoy en día la gente recicla; muchos de ellos son ecológicamente conscientes pero algunos solamente lo hacen por inercia, por encajar con el resto.

Una nueva investigación apunta a uno de los obstáculos más sorprendente para volverse verde: el temor de que otros cuestionen la orientación sexual de los hombres.

Como ya había confirmado un estudio de 2016, el ambientalismo es ampliamente percibido como un comportamiento femenino. Incluso hoy en día, el comportamiento de cuidado personal o del entorno se asocia con las mujeres, y eso incluye tomar medidas para mantener el medio ambiente.

Pero como señala este nuevo artículo, los tipos específicos de comportamientos ecoamigables pueden alinearse con los estereotipos masculinos o femeninos. También informa que participar en el tipo de ambientalismo “incorrecto” puede hacer que las personas pregunten a otras sobre su sexualidad, y tal vez incluso eviten socializar con aquellos cuyas prácticas ecológicas no concuerden con los estereotipos.

“Los comportamientos no solo nos ayudan a lograr algo concreto; también indican algo sobre quiénes somos”, dijo la autora principal Janet Swim, psicóloga de la Universidad Estatal de Pensilvania, al anunciar los hallazgos.

“Secar la ropa colgándola y no con electrodomésticos, o mantener las llantas a las presiones adecuadas puede indicar que nos preocupamos por el medio ambiente, pero si esos comportamientos ecológicos están vinculados a algún género, también pueden indicar otras cosas”, agrega Swim.

No quieren “verse gays”

En la revista Sex Roles, Swim y sus colegas explican los resultados de tres estudios distintos relevados.

En uno de ellos, por ejemplo, se pidió a 170 participantes reclutados en línea que evaluaran a un personaje ficticio llamado David o Diane, cuya rutina diaria incluía varias actividades ecológicas.

Estas fueron acciones tradicionalmente asociadas con las mujeres, incluido el reciclaje y el uso de una bolsa de compras reutilizable; acciones tradicionalmente asociadas con hombres, como reparar ventanas y puertas y hacer donaciones a un grupo de deportistas; o acciones neutrales al género, como pagar facturas en línea o apagar el aire acondicionado.

Luego, los participantes escogieron los rasgos de personalidad que sentían que describían a este personaje, y dieron su impresión de su identidad sexual usando una escala de 10 puntos de heterosexual a homosexual.

En general, David o Diane fueron “percibidos como más propensos a tener rasgos femeninos positivos que masculinos positivos”, lo que confirma que ciertos comportamientos ecológicos no están asociados con la masculinidad.

La investigación completa está resumida en este enlace (en inglés).

 

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje