APARICIÓN

Descubren nueva especie de “gato zorro” que se creía era un mito

Ejemplares fueron encontrado en la isla mediterránea de Córcega. Había sido reportado por pastores pero es hasta ahora que científicos logran tener en sus manos ejemplares vivos.

Un ejemplar del gato-zorro
Un ejemplar del gato-zorro

Una vez considerado un mito entre los pastores y visto solo por los agricultores como un animal temerosos en la oscuridad de la noche, había un pequeño felino que los científicos nunca habían constatado realmente que existiera.

Sin embargo, un proyecto en curso en la isla mediterránea de Córcega se propuso descubrir el misterio del ghjattu-volpe, traducido como “gato-zorro”. Un análisis genético reciente del esquivo gato salvaje ha demostrado que el animal podría ser, de hecho, una especie de gato salvaje previamente no reconocida, según informó la agencia de noticias AFP.

Si bien su estatus como una nueva especie aún no se ha reconocido oficialmente, la Oficina Nacional de Caza y Vida Silvestre (ONCFS) de Francia espera que su trabajo pueda ayudar a los esfuerzos para proteger a la especie y aumentar la conciencia sobre su situación vulnerable.

“Creemos que se trata de una especie natural salvaje conocida pero no identificada científicamente porque es un animal extremadamente discreto con hábitos nocturnos”, dijo Pierre Benedetti, técnico ambiental principal de ONCFS en Córcega, en una conversación con AFP.

 

Una nueva familia

Actualmente existen dos especies de gatos silvestres poco reconocidas en el mundo: el gato montés europeo (Felis silvestris silvestris) y el gato salvaje africano​ o gato del desierto (F. silvestris lybica), aunque existe cierta controversia sobre su clasificación exacta.

También hay numerosas subespecies de estos gatos monteses, incluido el gato salvaje de Cerdeña  (F. lybica sarda) que se encuentra en la isla de Cerdeña, vecina de Córcega.

El análisis científico de ghjattu-volpe aún no se ha concluido, sin embargo, los investigadores esperan que su genética pueda ser lo suficientemente clara como para ser reconocida como una nueva subespecie, si no una nueva especie.

“Al observar su ADN, podríamos distinguirlo del felino europeo, Felis silvestris silvestris. Está cerca del gato africano del bosque, Felis silvestris lybica, pero su identidad exacta aún está por determinarse”, agregó Benedetti.

El gato-zorro solo se puede encontrar en una pequeña zona del Bosque de Asco en Córcega, una isla montañosa del Mar Mediterráneo situada al sureste de la costa francesa. Puede parecer una mascota doméstica pero posee grandes características únicas que lo diferencian tanto de los felinos domésticos como de los otros salvajes.

Los lugareños le dieron el nombre de gato-zorro por su cuerpo alargado, su pelaje rojizo y su cola con pelaje que la hace lucir gruesa. Se cree que los felinos fueron llevados a la isla por primera vez por humanos en la era neolítica, hace más de 8.000 años, probablemente como una forma de controlar plagas de ratas.

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje