CELEBRACIÓN

Ballenas en peligro de extinción experimentan un pequeño boom de nacimientos

Una de las especies de ballenas más raras del mundo está experimentando un mini auge de bebés en la costa de Nueva Inglaterra, lo que da esperanza a la supervivencia de la población que alguna vez estuvo en peligro.

Con apenas unos 400 ejemplares conocidos, la ballena franca del Atlántico Norte fue diezmada casi hasta su extinción por los balleneros comerciales a principios de la década de 1890, lo que llevó a su inclusión en 1970 bajo la Ley de Especies en Peligro de Extinción. Las esperanzas de su recuperación fueron desalentadoras el año pasado, después de que los investigadores no informaron sobre nuevas crías el verano pasado.

Sin embargo, el equipo aéreo de monitoreo de ballenas francas del Centro de Estudios Costeros de los EE.UU. (CCS, por sus siglas en inglés) aseguran haber visto a dos parejas de madres y crías en la Bahía de Cape Cod, en el noreste del país. Las dos madres, apodadas EgNo4180 y EgNo3317, elevan a tres la cantidad total de bebés nuevos de la costa de Massachusetts este año.

EgNo4180 fue vista por primera vez en 2010, lo que indica que tiene al menos nueve años de edad. La volvieron a ver en abril de 2018, pero los investigadores no sabían que estaba embarazada en ese momento, o que si realidad era una hembra. Desafortunadamente, en algún momento entre ese momento y ahora tuvo algunos problemas desconocidos y fue vista más recientemente con heridas de enredo en su espalda, informa CCS.

La otra nueva madre, EgNo3317, nació a fines de 2002 de otra ballena previamente registrada y controlada que también fue avistada en la bahía este año. Después de hacer una aparición final en 2003, no regresó a Cape Cod Bay hasta 2016, que fue la última vez que tuvo cría.

D3-LS2GXkAAtjr2

Gigantes migratorios

Las ballenas francas del Atlántico norte dan a luz en los estados sureños de Georgia y Florida durante el invierno antes de viajar al norte a sus lugares de alimentación en las costas de Nueva Inglaterra, a principios de la primavera.

Con un peso de hasta 70 toneladas y una expectativa de vida de hasta 70 años, las enormes ballenas se alimentan de microorganismos , krill pequeños peces.

Según la Asociación Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés), las principales amenazas a sus especies incluyen el enredo en los aparejos de pesca, los golpes contra embarcaciones, la contaminación sónica oceánica, el cambio climático, los cambios en los ecosistemas, la perturbación causada por las actividades de observación turística de ballenas y la falta de alimentos.

Particularmente preocupantes son las colisiones con barcos, lo que ha llevado a NOAA a establecer el Sistema de Asesoramiento para el Avistamiento de Ballenas Francas del Atlántico Norte (RWSAS, por sus siglas en inglés) para alertar a los visitantes de la presencia de ballenas francas.

Los barcos turísticos no podrían viajar a más de 10 nudos en zonas específicas y no podrán acercarse a menos de 500 metros de un ejemplar. Tampoco podrán usar motores extremadamente ruidosos que afecten el entorno natural de estos gigantes del océano.

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje