FALSO

El rey de la posverdad: Trump dice que la energía eólica provoca cáncer

En un evento del Comité del Congreso Nacional Republicano el martes por la noche, el presidente Donald Trump llevó su guerra contra las energías limpias a otro nivel esgrimiendo una de las mentiras más absurdas que haya dicho jamás.

Trump energia eólica

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, se ha caracterizado por ser un importante difusor de mentiras y noticias falsas, pero lo dicho esta semana llevó su tendencia a un nuevo nivel.

“Si tienes un molino eólico en algún lugar cerca de tu casa, felicitaciones, tu propiedad acaba de perder 75% de su valor de mercado”, dijo el mandatario el martes en un congreso del Partido Republicano.

Además, lanzó una noticia falsa que alarmó a propios y extraños: “Y dicen que el ruido (de los molinos eólicos) causa cáncer. ¿Qué me pueden decir de eso?”, aseveró mientras hizo un ruido onomatopéyico supuestamente imitando cómo suena una turbina al girar.

“Y, por supuesto”, continuó Trump, “es como un cementerio para aves. Si tú amas las aves, nunca te acercarás a uno de estos molinos”.

 

Mentira grande como una casa

La alusión de Trump al cáncer es absolutamente falsa, según explicó Jonathan Chiat en la revista New York Magazine. “Las turbinas de viento no causan cáncer. Algunas personas culpar al ruido de causar una variedad de otros problemas de salud, pero estos cargos tienen cero validez científica. El cáncer no es causado por ruidos de ningún tipo”, aseveró Chiat.

De hecho, una fuente de energía que sí causa muchos problemas de salud, incluido el cáncer , es el carbón, un combustible extremadamente sucio que Trump ama y ha intentado reforzar, casi sin éxito. Además de costar más para producir que otras fuentes de energía, y además de los enormes efectos secundarios de la contaminación del aire, el carbón también emite gases de efecto invernadero en grandes cantidades. Aunque este, por supuesto, es otro aspecto de la ciencia que Trump rechaza.

Las afirmaciones sensacionalistas sobre los peligros del sonido de baja frecuencia -como el que producen los aerogeneradores- se originaron en una investigación no científica y ampliamente desacreditada realizada por el científico francés nacido en Rusia Vladimir Gavreau en la década de 1960. Gavreau usó un enfoque precario, y no está claro si fue capaz o no de estudiar los sonidos de baja frecuencia que decía. “Gavreau no tenía ningún dispositivo para medir el infrasonido”, dice Jörg Mühlhans, un investigador psicoacústico de la Universidad de Viena que ha escrito sobre los mitos que rodean a los ruidos subsónicos. “No tengo idea en absoluto de dónde obtuvo los números para los niveles de presión de sonido, cuando ni siquiera pudo medir el infrasonido”, añadió.

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje