DIETA CONSCIENTE

Las dietas vegetarianas usan la mitad de aguas que las que incluyen carne

El agua potable del mundo es escasa y cada vez más los recursos hídricos son limitados. Uno de los grandes causantes del problema son las ganaderías industriales, ya que la producción de lácteos y carne requiere de muchísima agua para ser viable.

sandwiches-4001015_960_720

Un estudio realizado por un grupo de investigadores descubrió nuevas pruebas de que una dieta saludable, como las que siguen los pescetarianos y los vegetarianos, consume significativamente menos agua que aquellas dietas que contienen proteínas animales.

“Es una situación en la que todos ganan”, dijo Davy Vanham, investigador de la gestión del agua en el Centro Común de Investigación de la Comisión Europea en Ispra, Italia, quien dirigió el estudio.

Según las Naciones Unidas, en todo el mundo, la escasez de agua afecta a más del 40% de la población. Y la escasez de agua dulce es en lagos, arroyos, mantos acuíferos subterráneos y humedad del suelo, todo ello pone en peligro la seguridad alimentaria. Los investigadores dicen que la competencia por los recursos limitados crecerá como lo hace la población del mundo y a como se vuelvan sofisticados los estilos de vida de las personas.

Los investigadores dicen que tendremos que hacer cambios en nuestra cadena de producción de alimentos para preservar el líquido vital.

Cuidemos el agua

Con estas preocupaciones en mente, Vanham y sus colegas calcularon la cantidad de agua dulce que se necesita para producir los alimentos que las personas comen en tres países europeos. A esto se le conoce como “huella hídrica”, y toma en cuenta el uso directo e indirecto del agua a lo largo de la cadena de suministro de alimentos.

“Nuestro objetivo era entender la huella hídrica de forma más detallada y que esté geográficamente relacionada con la evaluación de alimentos realizada, tanto para las dietas existentes como para los escenarios dietéticos”, dijo Vanham.

Los investigadores utilizaron encuestas nacionales detalladas de alimentos para averiguar qué comen a diario las personas en Francia, Alemania y el Reino Unido. En conjunto evaluaron las dietas de casi 44.000 de las regiones, distritos y municipios más pequeños de los países. Dado que los factores socioeconómicos influyen en lo que las personas comen, los investigadores también incorporaron la edad, el género, el nivel de educación y los ingresos en su evaluación.

Descubrieron que cambiar a una dieta más saludable reduce el consumo de agua para la producción de alimentos hasta en un 35%. Un cambio en la dieta de pescetariana o vegetarianos produjo ahorros aún mayores de hasta un 55%, informa el equipo en Nature Sustainability

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje