WALLACE SMITH

El científico que popularizó el término “calentamiento global” murió a los 87 años

Wallace Smith Broecker, un científico que hizo alertas tempranas sobre el cambio climático y popularizó el concepto del "calentamiento global", falleció a sus 87 años.

Wallace Smith Broecker. Foto: Universidad de Columbia / Ariana Falerni
Wallace Smith Broecker. Foto: Universidad de Columbia / Ariana Falerni

El veterano profesor e investigador de la Universidad de Columbia, Wallace Smith Broecker, murió el pasado lunes en un hospital de la ciudad de Nueva York, según un portavoz del observatorio Lamont-Doherty Earth del centro académico. Broecker había estado enfermo en los últimos meses y no logró reponerse.

Broecker puso en práctica y popularizó el término “calentamiento global” con un artículo del año 1975 que predijo correctamente que el aumento de los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera llevaría a un calentamiento pronunciado del planeta. Más tarde, se convirtió en la primera persona en reconocer lo que él llamó la “banda transportadora oceánica”, una red global de corrientes que afecta todo, desde la temperatura del aire hasta los patrones de lluvia.

“Wally era único, brillante y combativo”, dijo el profesor Michael Oppenheimer de la Universidad de Princeton. “No se dejó engañar por el enfriamiento de la década de 1970. Vio claramente el calentamiento sin precedentes que se estaba desarrollando y dejó en claro sus puntos de vista, incluso cuando pocos estaban dispuestos a escuchar”, agregó.

En la “banda transportadora oceánica”, o circulación termohalina, el agua fría y salada del Atlántico norte funciona como un émbolo para conducir una corriente oceánica desde cerca de América del Norte hacia Europa. Las cálidas aguas superficiales que soporta esta corriente ayudan a mantener un clima suave en Europa.

De lo contrario, dijo, Europa se congelaría, con temperaturas invernales promedio de -6°C o menos, y Londres terminaría pareciendo al alguna ciudad del norte de Noruega.

Una alerta que pocos escucharon

Wallace Smith Broecker dijo que sus estudios sugirieron que la corriente termohalina es el “talón de Aquiles del sistema climático” y que es un fenómeno frágil que puede cambiar rápidamente por razones que no se entienden. Solo haría falta un ligero aumento de temperatura para evitar que el agua se hundiera en el Atlántico Norte y eso detendría la banda transportadora. Aseguró que es posible que el calentamiento provocado por la acumulación de gases de efecto invernadero sería suficiente para afectar dramáticamente las corrientes oceánicas, algo que está ocurriendo efectivamente.

En 1984, Broecker declaró en un subcomité de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos que la acumulación de gases de efecto invernadero justificaba un ” nuevo esfuerzo nacional audaz destinado a comprender el funcionamiento de la atmósfera, los océanos, el hielo y la biosfera terrestre”.

“Vivimos en un sistema climático que puede saltar abruptamente de un estado a otro”, dijo Broecker a la agencia Associated Press en 1997. “Al liberar a la atmósfera enormes cantidades de gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono de la quema de combustibles fósiles, Estamos realizando un experimento que podría tener efectos devastadores”, concluyó entonces.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje