MALA EDUCACIÓN

El campamento base del Everest en China es un gigantesco basurero a cielo abierto

La decisión del gobierno chino solamente afectará a los turista y no se prohibirá entrar a los escaladores profesionales que cuenten con los debidos permisos. Desde cadáveres hasta excrementos humanos contaminan la montaña más alta del mundo.

Un sherpa pone basura dentro de una bolsa en el campamento base chino. Foto: Namgyal Sherpa/AFP/Getty
Un sherpa pone basura dentro de una bolsa en el campamento base chino. Foto: Namgyal Sherpa/AFP/Getty

Los turistas han sido excluidos del campamento base del Monte Everest en el Tíbet el cual fue cerrado debido a la gran cantidad de basura que los montañistas han dejado en los últimos años.

Cada año, unos 40.000 turistas viajan hasta el campamento base chino para intentar subir tanto como pueden hasta el Monte Everest, el pico más alto del mundo con 8.848 metros de altura.

A diferencia del campamento nepalí, al que solo se puede llegar a pie después de una caminata de casi dos semanas, la base china a 5.200 metros sobre el nivel del mar es muy popular ya que se puede acceder en automóvil.

El problema es que los turistas -que no son escaladores profesionales- traen grandes cantidades de basura que no se llevan de vuelta; quedan tiradas por doquier mientras pretenden ser montañistas y se toman sus fotos para redes sociales.

Basurero a cielo abierto

“El área clave (de la reserva) estará cerrada para el turismo por un período indefinido, principalmente para la conservación ecológica”, dijo a la prensa Tang Wu, de la comisión de Turismo del gobierno chino.

A esa altitud, solamente hay la mitad del oxígeno disponible en comparación al que hay al nivel del par, por lo que respirar es una tarea difícil y peligrosa. Es por eso que las labores de limpieza se dificultan para los funcionarios del parque que solo pueden recoger unas pocas bolsas por día antes de quedar totalmente exhaustos.

En los últimos seis años, los sherpas y los funcionarios han removido 15 toneladas de basura, pero cada año se retiran más de 11 toneladas de excrementos humanos congelados que van dejando los turistas y escaladores a su paso.

Según las cifras oficiales, actualmente hay unos 270 cadáveres de escaladores que han fallecidos en su intento por alcanzar la cima: la mayoría permanecen tirados a la intemperie porque son difíciles de retirar.

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje