POR LA VIDA

Colombia: Corte Constitucional prohibió la caza deportiva

La Corte Constitucional de Colombia dictaminó que la caza deportiva queda prohibida en todo el país, algo que celebraron los defensores de los animales y los ambientalistas.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

La caza deportiva atenta contra el medio ambiente y los animales. Ese fue el argumento final de la Corte Constitucional de Colombia que prohibió este lunes la caza deportiva en todo el país, algo que los ambientalistas celebran por lo grande después de años de lucha.

“Se declara la inconstitucionalidad de normas que autorizan la caza deportiva por ser contrarias al deber de protección del ambiente y difiere sus efectos a un año”, dice parte del dictamen del alto tribunal.

La decisión se basó en una demanda presentada contra las normas contenidas en el Código Nacional de Recursos Naturales Renovables y de Protección al Medio Ambiente, así como contra el y el Estatuto Nacional de Protección de los Animales, que permitían la caza deportiva.

¿Es la cacería realmente un deporte?

Hasta este lunes, la cacería deportiva se podía practicar en ciertos espacios y era una práctica ampliamente difundida en todo el país. Previo a la decisión de la Corte, el mismísimo Ministerio de Ambiente de Colombia había rechazado “la realización de cualquier actividad de caza deportiva” y pidió que se prohibiera esta práctica. Esa presión, sumada a la de organizaciones ambientalistas y civiles, lograron este gran avance en pro del medio ambiente.

Para el Ministerio, la caza deportiva “deriva diversión para los cazadores pero crueldad y sufrimiento para los animales”.

Se hizo una salvaguarda para las etnias aborígenes que habitan las distintas regiones de Colombia, que cazan para alimentarse, y también para las actividades de control poblacional de animales que, por sus altas tasas de reproducción, representan un peligro para los distintos ecosistemas.

El procurador general de Colombia, Fernando Carrillo, también se había manifestado en contra de esta actividad. Y es que consideraba que “matar a un animal por recreación era desconocer los progresos alcanzados en materia de protección del ecosistema. Además, de ignorar nuestro deber de proteger a los animales como seres vivos y no como objetos”.

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje