AIRE LIMPIO

Oslo excluye los autos del centro de la ciudad en pro de un aire más limpio

Noruega pronto será un lugar aún mejor de lo que ya era para vivir. Los peatones y los ciclistas serán los dueños de las calles de la capital noruega.

Para el 2019, las calles del centro de Oslo estarán libres de automóviles. Foto: Flickr / United States Army Band
Para el 2019, las calles del centro de Oslo estarán libres de automóviles. Foto: Flickr / United States Army Band

El uso de automóviles privados se eliminará gradualmente desde 2019 en el centro de  Oslo, capital de Noruega. Las calles -hasta ahora congestionadas y bulliciosas- darán paso a 60 kilómetros de bicisendas y nuevas líneas de transporte público, de acuerdo a Reuters.

Con una población de aproximadamente 650,000 habitantes, la capital de Noruega sirve como centro gubernamental y económico de Noruega.

“Queremos tener un centro sin automóviles”, explicó a los medios locales Lan Marie Nguyen Berg, encargada de Medio Ambiente y Transporte del Ayuntanmiento de Oslo por el Partido Verde. “Queremos mejorarlo para peatones y ciclistas. Será mejor para las tiendas y para todos”, agregó.

El último paso consiste en eliminar los últimos 700 lugares de estacionamiento público restantes en el centro de la ciudad para finales de año.

“Lo estamos haciendo para devolverle las calles a las personas”, dijo Hanna Elise Marcussen, encargada para e Desarrollo Urbano. “Y por supuesto, queremos que sea amigable con el medio ambiente”, agregó.

En el centro de la ciudad solamente viven unas 1.000 personas, pero 90.000 más entran y salen cada día para trabajar. 11 de los 57 centros comerciales más importantes están dentro de la futura zona de exclusión de autos, algo que preocupa a los comerciantes.

Una tendencia en Europa

Otras ciudades europeas importantes han experimentado con diversos métodos para limitar el tráfico vehicular a fin de reducir los crecientes niveles de contaminación del aire.

Madrid ha establecido importantes zonas libres de automóviles en toda la ciudad para no residentes.

Milán, asfixiada por el smog y la contaminación, ofrece vales de transporte público para los habitantes que eviten usar sus autos.

Londres carga a los automovilistas con algo así como un “impuesto a la congestión”, si no están al volante de un vehículo eléctrico mientras conducen por el centro de la ciudad.

Ámsterdam, una ciudad con tantas bicicletas que no hay donde estacionarlas, a veces prohíbe la circulación de los automóviles por períodos cortos.

París, que demás de prohibir los vehículos diesel sucios en el centro de la ciudad y limitar el tráfico durante períodos cortos con una calidad de aire particularmente deficiente, la Ciudad de las Luces estuvo completamente libre de automóviles durante un día el año pasado.

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje