SÍ SE PUEDE

La joven mexicana que ha pasado 3 años sin producir basura

Dice que quiere lograr una vida totalmente libre de basura, y hasta ahora parece ir por buen camino.

El estilo de vida de la joven mexicana Gaby Baeza es digno de admirar y, por qué no, imitar. Tomó consciencia de la cantidad de basura que generaba hace tres años debido al estilo de vida consumista que llevaba, lo que le despertó la inquietud por la posibilidad de dejar de producir residuos.

Gaby no solo cambió su estilo de vida, sino que empezó a inspirar a otros para que sigan sus pasos para alcanzar una vida lo más amigable con el medio ambiente posible. Para ello, filmó un video casero que se viralizó en todo el mundo en donde explica que “todo empezó por un popote (sorbito o pajita) que llegó al mar y terminó en la nariz de una tortuga”.

Baeza es licenciada en Ciencias Ambientales de la Universidad Nacional Autónoma de México y dice que desde pequeña manifestaba una fuerte inclinación hacia la protección del medio ambiente.

gaby baeza

Sí es posible

En el video destaca que para lograr el reto de una vida sin basura, hace falta “estar muy consciente”. “Eso es indispensable, que sepas lo que ocurre en los mares, dónde termina tu basura y todo el daño que le hace a los animales”, asegura.

Cuando tomó la decisión, toda su familia la acompañó en el proceso y hasta se comprometieron a reducir también la cantidad de basura que producen. Entre sus acciones destacan el dejar de comprar alimentos empaquetados y se preocupó por buscar proveedores de granos, semillas, cereales y demás al mayoría, a granel o en empaques biodegradables.

“Lo siguiente fue cambiar todo lo del aseo, mi papá compraba jabones empacados o todo empaquetado y hay lugares donde te venden el jabón solo“, explica la chica.

El tradicional cepillo de dientes plástico lo reemplazó por uno de bambú (que también se consigue en Uruguay producido de forma local) y en vez de la pasta de dientes, que suele contener plástico y está empaquetado en envases de polioretano o metal, empezó a preparar su propia pasta a base de bicarbonato de sodio y aceite de coco. “Al principio a mi familia no le gustaba, pero poco a poco lo fueron aceptando”, recuerda.

Fiel seguidora del movimiento mundial Zero Waste (desperdicio cero) dice que “también es mucho experimentar con el DIY (Do it yourself), “hazlo tú mismo”. En relación a los productos de limpieza del hogar, se maneja con vinagre y bicarbonato de sodio.

Prohibió de su casa los platos, tenedores, vasos y demás artículos desechables, y opta por traer consigo siempre algún plato de plástico duro y sus tenedores de bambú, por si se le ocurre ir a un restaurante de comida rápida puede pedir que se los sirvan ahí.

“Antes era muy idealista y pensaba que el cambio tenía que venir del sistema, pero ahora me doy cuenta de que el cambio tiene que venir de cada célula que está en el sistema”, concluye esta visionaria activista medioambiental.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje