LA PASTILLA

Productos farmacéuticos que caen en ríos son ingeridos por animales

Un nuevo estudio descubrió cerca de 70 medicamentos farmacéuticos en las criaturas de los ríos de Australia, una señal preocupante de que las píldoras, comprimidos y demás fármacos que tomamos no se descomponen adecuadamente antes de llegar a los mantos acuíferos.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

Cuando tomamos un producto farmacéutico, el organismo no siempre usa todo el contenido y, muchas veces, grandes partes de los ingredientes activos son expulsados por la orina, o sea que terminan en los desagües y, por consiguiente, desagotados en los ríos.

Así concluyó un estudio recientemente publicado en la revista Nature Communications. La doctora Erinn Richmond y su equipo de la Universidad de Monash observaron insectos acuáticos en seis arroyos en Melbourne, Australia.

Buscaron en larvas de insectos la presencia de 98 productos farmacéuticos diferentes, la muestra más extensa jamás probada. Para ver si las drogas viajaban a lo largo de la cadena alimenticia, también probaron arañas que se comen a los insectos.

Medicamentos en el medio ambiente

De los 98 medicamentos que buscaban, el equipo encontró la presencia de 69 en las larvas de insectos. Los medicamentos que se encuentran con más frecuencia van desde analgésicos y medicamentos para la presión arterial hasta antidepresivos y drogas para el Parkinson.

Y los fármacos hallados se habían hecho camino adelante en la cadena alimenticia, ya que se encontraron 66 de ellos en las arañas. Por lo tanto, es probable que los químicos terminen en muchas otras criaturas en todo el ecosistema.

Los animales que probablemente se vean afectados incluyen aves, murciélagos, ranas, peces y ornitorrincos. Los investigadores estiman que tanto los bichos como los ornitorrincos podrían estar ingiriendo aproximadamente la mitad de la dosis diaria de ciertos medicamentos como los antidepresivos. No está claro exactamente cómo estos medicamentos, especialmente cuando interactúan con un cóctel de otras drogas, pueden afectar a estos animales, pero como Richmond señaló a New Scientist, que esto “probablemente no sea bueno”.

“Ciertamente, si nosotros mismos acudimos a un médico y dijéramos que tomamos 69 medicamentos diferentes, probablemente estarían bastante preocupados”, dijo.

Esta es solo una imagen a grandes rasgos de cómo los medicamentos humanos afectan la vida silvestre. Si bien las pruebas utilizadas son las mejores disponibles, aún no tienen la capacidad de detectar la mayoría de los medicamentos que usamos. Por lo tanto, es probable que la realidad sea peor que los hallazgos de este último estudio.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje