MATANZAS

Botswana ya no es un refugio seguro para los elefantes. Cazadores de todo África asedian

La semana pasada, medios de comunicación mundiales informaron que se habían encontrado 90 cadáveres de elefantes capturados ilegalmente alrededor de un famoso santuario de vida silvestre, el delta del Okavango, en Botswana. Los elefantes parecían haber sido asesinados por sus colmillos hacía unas semanas.

Una manada de elefantes africanos beben agua en un estanque. Foto: Pixabay
Una manada de elefantes africanos beben agua en un estanque. Foto: Pixabay

El Dr. Mike Chase, un científico que fundó y dirige Elephants Without Borders, una organización de investigación y conservación, halló los cadáveres de unos 90 elefantes asesinados por cazadores furtivos. El macabro descubrimiento lo hizo mientras realizaba un estudio aéreo de rutina del estado de la vida silvestre de Botswana.

Una declaración del gobierno de Botswana niega el hallazgo, alegando que el número es de solo 53 muertes, y que la mayoría de los cadáveres sugieren muerte natural en lugar de caza furtiva. Sin embargo, otro artículo declaró que “el ministro de Turismo de Botsuana, Tshekedi Khama, confirmó a la AFP que los elefantes habían sido masacrados”.

“Cuando comparo esto con las cifras y los datos del Gran Censo de Elefantes, que realicé en 2015, notamos que la cantidad de elefantes asesinados acá es el doble que en ningún otro lugar de África”, declaró Chase a la prensa.

Los cadáveres se registran como “frescos” si se pueden fechar dentro de los tres meses posteriores a la identificación. Las calaveras habían sido cortadas para sustraer colmillos, lo cual denota furtividad e intencionalidad.

La caza, el gran problema

Hace tres años Elephants Without Borders realizó el Gran censo de elefantes. Se registraron 352.271 elefantes de sabana africanos en 18 estados del área de distribución (excluyendo Namibia). El informe científico sobre el censo, del cual Chase fue coautor, encontró que la población había disminuido en casi un tercio entre 2007 y 2014.

Botswana había venido teniendo éxito en la conservación de los elefantes, logrando metas que ningún otro país africano ha alcanzado hasta ahora.

El censo estimó que Botswana tenía 130.451 elefantes, la densidad más alta del continente (1.28 por km2), que representa aproximadamente el 37% de la población total de la sabana africana. También tuvo la proporción de cadáveres más baja, solo 6.9% de elefantes muertos observados durante el recuento, entre los estados de rango de población alta. Tanzania, por el contrario, con vastas áreas silvestres, solo tenía un estimado de 42.871 elefantes en 2015 y una proporción de asesinatos del 26.4%. Según los informes, este último país perdió el 60% de sus elefantes entre 2010 y 2014.

Ha habido advertencias durante algún tiempo de que una gran cantidad de cazadores furtivos se movería hacia Botswana. Chase, uno de los que anunció el aumento de asesinatos, seguro de que el país estaba bien preparado, pero ahora se sorprende al ver el volumen de cadáveres frescos encontrados y la negación en que se encuentran las autoridades.

Los cazadores furtivos siguen rutas de menor resistencia y en donde hay menos vigilancia o personas sin armas de fuego se encargan de cuidar a los elefantes.

La causa principal es una función pura de densidad. Los elefantes son increíblemente inteligentes y migran hacia donde están más seguros. Dado que han sido perseguidos durante décadas en estados africanos donde se sienten vulnerables, encontraron refugio en Botswana, con políticas más fuertes y muchos santuarios en los cuales resguardarse. Por tanto, era cuestión de tiempo para que los cazadores se hicieran camino hacia allí.

La reducción en el consumo se había conseguido parcialmente en los últimos años, ya que algunos países habían prohibido directamente el comercio legal de colmillos de elefante, pero el gobierno de los Estados Unidos, a cargo de Donald Trump, levantó las prohibiciones a los trofeos de caza que estén conformados por partes de animales silvestres, sin importar su raza o estado de vulnerabilidad en lo salvaje.

 

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje