MAL AIRE

Nuevo estudio relaciona la contaminación ambiental con la demencia

Aunque no hay duda de que la contaminación ambiental está afectando la salud de las poblaciones alrededor del mundo, pero ahora un nuevo estudio vincula el aire contaminado con la propensión a padecer demencia.

Shanghai opacada por smog, uno de los mayores problemas de las grandes ciudades. Foto: Pixabay
Shanghai opacada por smog, uno de los mayores problemas de las grandes ciudades. Foto: Pixabay

Desde cáncer de pulmón hasta enfermedad cardíaca, el aire contaminado es sumamente malo para la salud. Incluso la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. de la era Trump, amigable con el dióxido de carbono y el aire sucio en general, admite que puede aumentar los efectos adversos para la salud y causar la muerte.

Ahora, los investigadores de la Universidad Estatal de Arizona han determinado otro riesgo de contaminación del aire: la demencia.

 

El nuevo documento , publicado por la Oficina Nacional de Investigación Económica, comparó quince años de registros del sistema de salud pública de EE.UU. Medicare de 6.9 millones de adultos mayores con los datos de calidad del aire de la EPA. Analizaron si la aparición de la demencia de estas personas se correlacionaba con la exposición a largo plazo a pequeñas partículas contaminantes conocidas como PM2.5.

Las PM2.5 son partículas con una longitud de 2.5 micrones o menos y es a menudo un cóctel de toxinas de plantas de energía nuclear o térmicas, automóviles y otras fuentes industriales.

 

Los científicos encontraron que un aumento de 1 microgramo por metro cúbico (μg / m³) de PM2.5 en el transcurso de una década aumenta las probabilidades de una persona de recibir un diagnóstico de demencia en 1.3 puntos porcentuales.

Aire sucio, salud y economía

La Organización Mundial de la Salud tiene directrices PM2.5 de 10 μg / m³, un umbral que el 95% de la población mundial no cumple.

La buena noticia es que las concentraciones promedio de PM2.5 disminuyeron en EE. UU. De 13.5 μg / m³ en 2000 a 8.0 μg / m³ en 2017, gracias a las estrictas regulaciones de contaminación del aire de la EPA. Sin embargo, científicos advierten que esta tendencia podría revertirse ya que dicha agencia es presionada por el gobierno de Trump para relajar las regulaciones y permitir que las industrias y ciudades emitan más gases de efecto invernadero.

Como el artículo fue escrito por economistas, obviamente contemplaron que las regulaciones de contaminación del aire han ayudado a los EE.UU. a ahorrar dinero por una suma de $ 150 mil millones desde el año 2000, como señaló el estudio.

Otros estudios han encontrado un vínculo entre la contaminación del aire y el daño al cerebro. Un estudio publicado en mayo de este año sugirió que muchos metales pesados ​​que se encuentran en el aire pueden llegar al tejido cerebral, y esos contaminantes están activando genes que pueden conducir a cánceres o trastornos neurodegenerativos. Además, un estudio realizado en China publicado el mes pasado encontró que los altos niveles de aire tóxico “es equivalente a haber perdido un año de educación”.

 

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje