PROHIBIDO FUMAR

El plástico no es el mayor problema para los océanos: Los cigarrillos son más contaminantes

Las colillas de cigarros tardan cientos de años en descomponerse. Además de la cantidad de gases de efecto invernadero que aporta la población mundial de fumadores, estos desechos están colmando los océanos.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

Las pajitas plásticas ha sido el enemigo público número uno desde hace un tiempo, pero ya hay empresas, ciudades e incluso países que están haciendo progresos para prohibirlas. Sin embargo, hay un nuevo villano en la película.

Las colillas de cigarrillos, esos molestos desechos de los fumadores, contienen plástico en los filtros que no es para nada biodegradable. Estas colillas encuentran fácilmente su camino hacia el océano simplemente porque son tiradas al suelo de forma indiscriminada por sus consumidores.

“Es bastante claro que no hay beneficios para la salud con los filtros. Son solo una herramienta de marketing pero solo hacen que sea más fácil para las personas fumar”, aseguró a ABC News Thomas Novotny, profesor de salud pública en la Universidad Estatal de San Diego y CEO de Cigarette Butt Pollution Proyect. “También es un importante contaminante con todo esa cantidad de plástico. Me parece obvio que no podemos seguir permitiendo esto”, agregó.

Malo para la salud, malo para el ambiente

Aproximadamente 5.5 billones de cigarrillos se producen cada año en todo el mundo, y la mayoría de ellos tienen filtros hechos de acetato de celulosa. El acetato de celulosa puede tardar una década o más en descomponerse bajo la luz ultravioleta, pero sus contenidos plásticos tóxicos solamente se descomponen en pedazos más pequeños.

Los filtros reducen virtualmente la cantidad de alquitrán que el fumador inhala, pero esto es una ilusión porque la persona debe succionar más fuertemente para obtener más nicotina y alquitrán. El resultado es el espejismo de un producto falsamente más saludable.

Durante los últimos 32 años, las colillas de cigarrillos han sido el artículo comúnmente más encontrado durante las limpiezas de cosas del proyecto Ocean Conservancy: durante la jornada anual de limpieza global se hallaron 2.4 millones de piezas en 2017, un número inmensamente grande si se compara con las 664.000 pajitas halladas en la misma ocasión.

Intentando demostrar una supuesta consciencia del problema, algunas tabacaleras en Estados Unidos y Reino Unido han hecho campañas para ayudar a sus consumidores a deshacerse de las coletillas, pero han dado poco resultado por lo poco viable de las medidas abordadas. Por ejemplo, RJ Reynolds Tobacco Co. una vez distribuyó bolsas desechables para que los fumadores descartaran sus colillas. O sea, liberar bolsas plásticas descartables… eso es agregar un nuevo desecho al ambiente. Totalmente contraproducente.

Otra marca regaló ceniceros reutilizables y desechables, pero según NBC NEWS encuestas realizadas en los fumadores por la misma industria encontraron que estos pensaban que era demasiado repugnante andar con ceniceros encima todo el día, y además que la mayoría de ellos creían que las coletillas eran biodegradables.

 

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje