PARA PEORES

Gobierno de Trump lanza un plan para “combatir” el cambio climático: Podría empeorarlo todo

La Administración Trump lanzó un nuevo plan el martes para reducir las emisiones de dióxido de carbono de las centrales eléctricas y así abordar -a su manera- el cambio climático. Su administración se ha caracterizado por el negacionismo y la ridiculización a quienes dicen que el calentamiento global es un hecho.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

El gobierno de los Estados Unidos, a cargo del republicano Donald Trump, propuso un cuestionable plan para combatir el calentamiento global. Pero la regulación propuesta por la Agencia de Protección Ambiental, que reemplazaría al Plan de Energía Limpia de la era Obama, tiene un grave defecto: podría empeorar el cambio climático.

El plan requiere que los estados creen sus propias reglas para hacer que las plantas de energía a carbón sean más eficientes. Debido a que las plantas de carbón más eficientes harían que esa fuente de energía sea más competitiva en comparación con alternativas menos intensivas en carbono, algunos analistas argumentan que la medida podría conducir a un aumento de las emisiones de carbono.

“La Agencia de Protección Ambiental (EPA) no niega que el cambio climático esté ocurriendo o que esta tenga una obligación de abordar los efectos nocivos para la salud del carbón”, dice Gina McCarthy, jefa de la EPA bajo el presidente Obama. Pero el plan de Trump es “una oportunidad no solo para mantener la contaminación del carbono tal cual está actualmente sino para aumentarla”.

La raíz del problema es simple: la administración Trump no tiene interés en luchar contra el cambio climático porque ha colocado en las agencias estatales a negacionistas y escépticos, y durante toda su campaña por la presidencia se burló hasta el cansancio del calentamiento global, calificándolo como “un engaño”. Cabe destacar que una de sus primeras decisiones como mandatario fue sacar a los Estados Unidos del Acuerdo de París sobre el cambio climático. Antes de asumir el cargo, calificó el calentamiento global como un “engaño”. De hecho, el comunicado de prensa de la Casa Blanca para la nueva regulación no contiene una sola mención del cambio climático o el calentamiento global y solo apunta al mejoramiento de la eficiencia en costes económicos de las plantas de energía.

Camino al despeñadero

En 2007, la Corte Suprema de los Estados Unidos ordenó a la EPA regular rigurosamente las emisiones de gases contaminantes, pero el gobierno de ese momento, del también republicano George W. Bush, aseguró que la agencia no tenía las competencias para hacerlo.

Después, durante el gobierno de Barack Obama, la historia fue distinta y un poco más alentadora. El Plan de Energía Limpia que su administración propuso pretendía reducir las emisiones del sector eléctrico en un 32% para el año 2030. La medida estableció los estándares de reducción de emisiones estado por estado y permitió que los funcionarios estatales aportaran medidas a sus propios planes para cumplir con los requisitos federales. objetivo definido con la mayoría de los estados haciéndolo al pasar del carbón al gas natural.

Un análisis técnico publicado por la EPA sugiere que el nuevo plan de Trump reduciría las emisiones de dióxido de carbono en, si acaso, el 2%, algo que tendría poco o ningún impacto positivo en el medio ambiente.

En términos más generales, Trump ha intentado revertir las medidas de la era de Obama para hacer frente al calentamiento global. A principios de este mes, la administración anunció un cambio en los estándares de emisiones de los vehículos que les permitirá emitir más gases contaminantes.

 

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje