NUESTRA CULPA

Tortuga de mar muere al quedar atrapada en una banqueta de metal

Las imágenes de animales atrapados en nuestra basura son cada vez más frecuentes. Un espécimen de una tortuga que está en serio peligro de extinción falleció al quedar atrapada en una banqueta de bar.

Screenshot_8

La tortuga lora,​ tortuga cotorra, tortuga bastarda o tortuga golfina (Lepidochelys kempii) es una especie de tortuga marina americana que está seriamente amenazada con la extinción.

Una publicación en Facebook de la organización animalista South Walton Turtle Watch reveló ayer las tristes imágenes y el trágico destino de esta hembra atrapada en una banqueta de bar en una playa de las costas de Florida.

38655896_2238551242824891_2894078354229559296_n

“Conseguimos desatorar a esta hermosa hembra de la silla en que estaba atrapada. Era una tortuga lora que está en peligro crítico y, desgraciadamente, estaba muerta”, dice el post.

“Debe haber sido una muerte horrible”

La encontraron el lunes por la tarde en Dune Allen Beach, en el condado de South Walton, Florida, una playa que da al Golfo de México; un residente local la sacó del océano pero ya era demasiado tarde. Los restos estaban demasiado destrozados incluso para una necropsia, pero la causa de la muerte era clara.

“Fue muy doloroso ver a un animal en peligro de extinción, debe haber sido una muerte horrible”, dijo Michael Abshure de South Walton Turtle Watch a la emisora ​​de noticias local WEAR-TV . “Enredada en esa silla, me imagino que fue una muerte larga y lenta”.

Fue solo el mes pasado cuando se descubrió el cadáver de otra tortuga golfina en una playa en Dauphin Island, Alabama, esta vez atrapado dentro de una silla de playa que se había enredado a su vez en la cuerda de los restos de una tienda de acampar.

38660555_2238551396158209_7875749863604879360_n

Las tortugas loras de Kemp son las más raras del mundo. Solo viven en el Golfo de México y parte de la costa este de los Estados Unidos. El número de especímenes pasó de alrededor de 100.000 en la década de 1940 a unos pocos cientos en la década de 1980, pero han comenzado a repuntar de nuevo gracias a las áreas designadas de conservación y cría de estas pequeñas tortugas.

A medida que su número aumenta lentamente, grupos como South Walton Turtle Watch instan a los bañistas en estas regiones a hacer una cosa simple: después de ir a la playa hay que recoger toda la basura y las cosas que se llevan y no tirar absolutamente nada al mar.

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje