POR AMOR A LA TIERRA

Nuevo estudio sugiere que el veganismo es la mejor opción para salvar al planeta

El vegetarianismo y el veganismo están en aumento alrededor del mundo. Y la evidencia científica concluye que lo mejor para evitar el calentamiento global es dejar de consumir carne urgentemente.

Ejemplo de desayuno completamente vegano con tostadas, hummus de garbanzos, mayonesa de zanahoria y frutas. Foto: Pixabay
Ejemplo de desayuno completamente vegano con tostadas, hummus de garbanzos, mayonesa de zanahoria y frutas. Foto: Pixabay

Muchas personas están comenzando a conocer la verdad sobre el origen de la carne y los productos animales, los riesgos de salud asociados con una dieta densa en proteína animal y los efectos profundamente devastadores que la agricultura y la ganadería industriales están causando al planeta.

Investigadores de la Universidad de Oxford publicaron recientemente un estudio que concluyó cómo eliminar la carne y los productos lácteos de la dieta podría reducir la huella de carbono de un individuo hasta en un 73%. Si se multiplica eso por 7.600 millones de personas que habitan la Tierra, el cambio es mucho.

Los investigadores también descubrieron que si todos en si todos directamente dejaran de consumir carne y derivados de origen animal -como huevos, lácteos o miel de abeja-, la cantidad de tierra de cultivo necesaria se reduciría en un 75%, o sea que podría ahorrarse un área equivalente al tamaño de los Estados Unidos, China y toda la Unión Europea combinados.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

 

Cambios en la dieta para salvar el planeta

Este cambio en la dieta y el estilo de vida no solo provocaría una caída significativa en las emisiones de gases de efecto invernadero, sino también liberaría grandes cantidades de tierra actualmente utilizadas para la ganadería, una de las principales causas de una alarmante tasa de extinción de vida silvestre que enfrenta nuestro planeta hoy. Todos los días se talan decenas de miles de hectáreas en el mundo para crear pastizales para ganado.

El estudio publicado en la revista Science es uno de los análisis más completos disponibles hasta el momento sobre los efectos dañinos que la agricultura y la ganadería moderna tienen en el medio ambiente. Es tan complejo que se incluyeron datos de casi 40.000 granjas en 119 países. 

Según esta investigación, la producción de carne y de productos lácteos es responsable de casi el 60% de la porción agrícola de las emisiones de gases de efecto invernadero.

“Una dieta vegana es probablemente la mejor manera de reducir su impacto en el planeta Tierra, no solo los gases de efecto invernadero, sino la acidificación global, la eutrofización, el uso de la tierra y el uso del agua”, dijo Joseph Poore, autor principal del paper. “Es mucho más importante dejar de comer carne que reducir el uso de aviones o comprar un auto eléctrico”, agregó.

Incluso, seleccionando el tipo de carne según su origen tiene un cambio significativo. Por ejemplo, el ganado criado en pastizales naturales utilizaba 50 veces menos extensión de terreno que los que se crían en tierras deforestadas. Esto puede producir hasta 12 veces menos emisiones de gases de efecto invernadero. Si se compara el costo ambiental de producir proteínas de origen vegetal, como la soja o las leguminosas en general, hay una abismal diferencia.

 

 

 

 

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje