DIETAS ANCESTRALES

¿Han comido carne los aborígenes desde siempre?

Las suposiciones culturales que hacemos sobre las culturas ancestrales son muchas y, particularmente, muchos aseguran que estos siempre han basado sus dietas en las proteínas animales. ¿Será cierto?

Aborigen comanche en la primera mitad del siglo XX. Foto: Wikimedia Commons
Aborigen comanche en la primera mitad del siglo XX. Foto: Wikimedia Commons

La sabiduría indígena es algo que resuena en muchas personas. A pesar de que esta forma de vida fue borrada casi por completo en todo el mundo por los conquistadores y las clases dominantes, esta sigue muy viva entre sus descendientes.

El mundo ha cambiado mucho, pero gran parte de sus enseñanzas pueden servir como guía para una forma de vida que respeta y honra a todos los seres, y los grupos originarios todavía las aplican hoy en día. Varias culturas diferentes dentro de las primeras naciones de América predican profundo respeto por toda la vida y especialmente el reino animal, y un reconocimiento de que toda la vida está conectada.

En perspectiva, la industria cárnica moderna no habría sido aceptada por las primeras naciones de la historia reciente, aquellas que poblaron primero el continente americano al menos.

¿Qué diría la sabiduría indígena?

La doctora Rita Laws, especialista en historia de culturas ancestrales, explica en un artículo que los aborígenes choctaw de Mississippi y Oklahoma centraban sus dietas tradicionales en verduras y la caza de animales para alimentación era una práctica aislada.

“Las comidas principales diarias se preparaban en ollas de barro y eran generalmente guisos que contenían maíz, calabazas y porotos”, asegura Laws.

Quizás una de las revelaciones más interesantes compartidas en su investigación y artículo es el hecho de que “muchas tribus tienen leyendas de la creación del universo que describen a las personas como vegetarianas, que viven en una especie de Jardín del Edén. Una leyenda Cherokee describe que los humanos, las plantas y los animales vivieron al principio en ‘igualdad y ayuda mutua'”.

En otras historias que sobreviven gracias a la tradición oral, cuando el hombre se volvió agresivo y comió algunos animales, los animales inventaron enfermedades para mantener a raya a los humanos. Las plantas se mantuvieron amistosas y se ofrecieron no solo como comida sino también como medicina para combatir las enfermedades.

“En el pasado, y en apenas unas pocas tribus, la ingesta de carne era una actividad muy rara, ciertamente no un evento diario. Desde la introducción de las costumbres europeas de comer carne, la introducción del caballo y el arma de fuego, y ​​la proliferación de bebidas alcohólicas y comerciantes blancos, muchos cambiaron para mal”, explica Laws.

Puedes leer el artículo completo en este enlace.

 

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje