SOLUCIÓN

Científicos desarrollan accidentalmente enzima ‘mutante’ que come plástico

Investigadores británicos y estadounidenses obtuvieron una enzima que podría ser de gran ayuda para el problema mundial del plástico.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

Un grupo de científicos de Estados Unidos y Reino Unido diseñaron por accidente una enzima que come plástico. Esta es capaz de digerir el PET (tereftalato de polietileno), el mismo material utilizado en las botellas de plástico que contaminan ríos, mares y mantos acuíferos en general.

Sorprendentemente, este descubrimiento ocurrió por casualidad. Científicos de la Universidad de Portsmouth en el Reino Unido y el Laboratorio Nacional de Energía Renovable (NREL) del Departamento de Energía de EE.UU. examinaron la estructura de una enzima natural llamada Ideonella sakaiensis, que se encontró en 2016 en un centro de reciclaje de residuos japonés. Esta enzima podría descomponer el plástico PET, pero no lo hace a una velocidad suficientemente rápida como para que se pueda aplicar a nivel industrial.

Para entender cómo evolucionó la Ideonella sakaiensis, el equipo de investigación modificó la estructura de la enzima mediante la adición de algunos aminoácidos, según explica John McGeehan, profesor de Portsmouth que codirigió el trabajo. Terminaron creando una enzima que funcionó aún más rápido que la natural.

Imagen de microscopio electrónico de enzimas que degradan el plástico de PET Dennis Schroeder / NREL
Imagen de microscopio electrónico de enzimas que degradan el plástico tipo PET. Foto: Dennis Schroeder / NREL

Por casualidad

 

“Encontramos que el mutante de PETase (como le llamaron los científicos) supera al PETase natural en la degradación del PET”, dijo el científico de materiales del NREL, Nic Rorrer. “La casualidad a menudo juega un papel importante en la investigación científica fundamental y nuestro descubrimiento aquí no es la excepción”, añadió McGeehan.

En ensayos hechos en laboratorio la enzima demostró que puede digerir plástico tipo PET, según dijo el biólogo estructural NREL Bryon Donohoe. “Y en esta prueba se utilizaron muestras plásticas reales de lo que se encuentra en los océanos y los tiraderos de basura”, añadió.

PETase funciona invirtiendo el proceso de fabricación reduciendo los poliésteres a sus componentes básicos para que pueda volver a utilizarse.

Las botellas de plástico de aguas, bebidas y otros tipos de líquidos alimenticios rara vez están hechos de plástico reciclado y son pocos los países del mundo que han logrado optimizar sus sistemas de recolección y reciclaje de residuos desechables.

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje