GOMA DE MASCAR

El chicle puede tener una segunda vida

Cualquiera que haya pisado goma de mascar o haya sentido una masa pegajosa en la parte inferior de las tablas sabe que la goma de mascar puede ser un problema. Es por eso que se le ha encontrado la forma de darle una segunda oportunidad a esta materia.

Pisar chicle es un problema para tu zapato. Pero que exista como producto es un problema para el medio ambiente. Foto: Pixabay
Pisar chicle es un problema para tu zapato. Pero que exista como producto es un problema para el medio ambiente. Foto: Pixabay

¿Sabías que masticar chicle también es un problema para el medioambiente? Tal como lo lees, la goma de mascar es un serio agente de contaminación.

A pesar de que una vez fue hecha de sustancias naturales, la goma moderna está hecha de polímeros sintéticos a base de petróleo llamados poliisobutileno, que es el mismo material gomoso que se encuentra dentro de los neumáticos de automóviles. Esto significa que la mayoría de las gomas vendidas hoy en día no son biodegradables.

Una investigación de 1999 descubrió que el mercado mundial de chicles comercia 560.000 toneladas por año. Si el chicle no se elimina adecuadamente, se acumula en el ambiente, inadvertidamente termina en los estómagos de los animales, o los gobiernos locales tienen que gastar mucho dinero raspándolo en las aceras y otras superficies. La goma de mascar pasa a ser la segunda forma más común de basura callejera después de colillas de cigarrillos.

En Reino Unido puedes depositar chicles en estos recipientes, para que sean reciclados por Gumdrop. Foto: Twitter/Gumdrop
En Reino Unido puedes depositar chicles en estos recipientes, para que sean reciclados por Gumdrop. Foto: Twitter/Gumdrop

Segunda vida

En algunos lugares, como en el Reino Unido, existen variedades biodegradables como el Simply Gum, pero como destacó recientemente la BBC, un diseñador tiene otra solución brillante para este problema generalizado.

Durante la última década, Anna Bullus dirigió la empresa británica Gumdrop, la primera compañía en el mundo en reciclar chicle convirtiéndolo en un material moldeable que puede usarse en una variedad de productos de goma y plástico, incluyendo tazas, cuerpos de guitarras, e incluso botas de lluvia 100% reciclables.

“Cuando uno usa el producto terminado, cuesta terminar de aceptar el hecho de que esto ha estado en la boca de alguien antes”, dijo a la BBC Brett Nixon, gerente de un especialista en moldeo de plásticos de Leicester que trabaja para Gumdrop.

El principal producto de la compañía es Gumdrop Bin, un contenedor de color rosa diseñado específicamente para la eliminación de chicle masticado. El contenedor está hecho de goma reciclada, obviamente.

Los contenedores Gumdrop se han instalado en varias universidades, estaciones de tren, centros comerciales y aeropuertos de todo el Reino Unido. Después de una prueba de tres meses, el aeropuerto londinense de Heathrow experimentó una “mejora notable” y ahorró £6.000 (US$8.300) en costos de limpieza.

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje