Imprimir

China quiere dominar el mercado mundial de energías limpias

La alusión de Xi Jinping a la "civilización ecológica" tiene muchos beneficios para China pero también para el resto del planeta, siendo ese el país más poblado del mundo.

Una mujer transita en bicicleta por Beijing mientras usa un barbijo para evitar inhalar smog. Foto: Pixabay

Una mujer transita en bicicleta por Beijing mientras usa un barbijo para evitar inhalar smog. Foto: Pixabay

Si va a haber una respuesta efectiva al cambio climático, probablemente emane de China como la superpotencia que está tratando de ser. Las motivaciones geopolíticas son claras y, ante la falta de liderazgo del Estados Unidos de Donald Trump, el gigante asiático toma la batuta para reducir la contaminación.

Las energías renovables son cada vez más un paso inevitable, y quienes dominen los mercados en estas nuevas tecnologías probablemente tendrán la mayor influencia sobre los patrones de desarrollo del futuro. A medida que otras grandes potencias se encuentren en estados de negación o atrofia climática -como es el caso de EE.UU.-, China bien puede aumentar su poder y estatus convirtiéndose en el líder energético mundial del mañana.

El presidente chino Xi Jinping ha sido tajante en el asunto. Recientemente clamó por una “civilización ecológica” y un “cambio verde” del estado, haciendo énfasis en la urgencia de hacer transición urgente a las fuentes renovables.

Del más contaminante al líder del cambio

Aunque China sigue siendo en la actualidad uno de los países más contaminantes del mundo, esta nación de 1.379 millones de habitantes dio un viraje hacia otra dirección más ecoamigable.

Hoy en día, cinco de los seis principales fabricantes de módulos solares del mundo , cinco de los mayores fabricantes de turbinas eólicas y seis de los diez principales fabricantes de automóviles comprometidos con la electrificación son todos propiedad de empresas chinas. En el sector del litio, elemento básico de la baterías recargables para autos y otros artefactos, también son dominantes.

La respuesta de China al cambio climático, combinada con el tamaño de su economía, la ha llevado al centro de un cambio global que era esperado y urgente. Todo el planeta depende que que otros países igual de poderosos sigan sus pasos.

 

Estos temas te pueden interesar:
Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión