MILES DE METROS BAJO LA SUPERFICIE

El pez que habita las zonas más profundas del océano

Mide apenas dos veces el largo de un cigarrillo, y es poco atemorizante, pero tiene las agallas (literalmente) de vivir en las zonas más profundas y oscuras de los océanos.

Tomografía computarizada muestra el esqueleto del pez más profundo del océano.
Tomografía computarizada muestra el esqueleto del pez más profundo del océano.

El pez que vive en las más profundas zonas del océano no tiene la pinta de poder sobrevivir a miles de metros bajo la superficie… pero lo logra. En lugar de dientes gigantes y una apariencia amenazante, los peces que nada en las partes más profundas del océano son pequeños, translúcidos, carentes de escamas y muy hábiles para vivir donde pocos otros organismos tienen éxito.

Se trata del pez caracol mariana, divisado por primera vez por un grupo de científicos de la Universidad de Washington, EE.UU., y cuyo descubrimiento se publicó en la revista especializada Zootaxa.

Es una variante de peces babosos y recibe su nombre por la zona donde habita. Su nombre científico es Pseudoliparis swirei, y habita a profundidades de 8.000 metros a lo largo de la Fosa de las Marianas, cerca de la isla pacífica de Guam. La profundidad, para hacernos una idea, equivale a dos veces la altura de la montaña Grand Teton, en EEUU. y casi la altura del Everest.

caracol marianas
Mide el largo de dos cigarros y soporta la presión de 1.600 elefantes.

Vivir bajo presión

El caracol mariana vive en estas reconocidas fosas, que son heladas, oscuras y sumamente profundas. En las partes más bajas, la presión del agua es tanta que podría equipararse a ser aplastado por 1.600 elefantes. Este pequeñín pareciera ser muy frágil, pero la estructura de su organismo le permite vivir bajo esta gran presión.

Lo poco que se conoce de su hábitat hace que el modus vivendi de este animal sea todo un misterio para los biólogos que lo encontraron, sin embargo no es único en su especie. De hecho, actualmente se conocen unos 350 tipos de peces babosos en todo el mundo. Y hasta el momento, se han pescado 37 individuos Pseudoliparis swirei. Fueron vistos también, como máximo a 8.179 metros de profundidad, pero puede ser que bajen aún más.

Otro pariente de este pez, del que no se ha capturado ningún ejemplar, aparece en el documental Blue Planet 2. Tiene un cuerpo fino sumamente delicado que se puede comparar con “un papel empapado de agua”. Permanece aún no descrita y sin nombre, aunque algunos le llaman “pez etéreo”.

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje