RETROCESO

Trump levanta prohibición a la importación de trofeos de caza deportiva

Para nadie es un secreto que los dos hijos mayores de Donald Trump son fanáticos de la caza deportiva de especies en peligro de extinción, por lo que la decisión les viene bien para seguir acumulando trofeos.

Donald Trump Jr. (der) es fanático de la caza de animales en peligro de extinción. En esta imagen posa con la cola de un elefante en su mano. Fotos: Wikimedia Commons / Gage Skidmore.
Donald Trump Jr. (der) es fanático de la caza de animales en peligro de extinción. En esta imagen posa con la cola de un elefante en su mano. Fotos: Wikimedia Commons / Gage Skidmore.

El Gobierno de Estados Unidos acaba de darle un espaldarazo a los fanáticos de la caza de animales salvajes, después de que levantara el veto a la importación de trofeos de cacería, una medida que había sido impuesta en el mandato de Barack Obama.

Organizaciones de defensa de los animales, como The Elephant Project, han reprochado la decisión. “100 elefantes ya son asesinados al día, y esto va a derivar en una nueva alzada de cacería furtiva”, denunciaron.

El Servicio de Pesca y Vida Salvaje de Estados Unidos confirmó este miércoles que las importaciones de cabezas de elefantes y leones, dos especies consideradas en alto peligro de extinción, podrán hacerse sin restricción alguna. Algunos de los países de donde provienen este tipo de trofeos son Zambia y Zimbabwe.

Más allá de la implicación ambiental, esta decisión está causando polémica porque, para nadie es un secreto que Eric Trump y Donald Trump Jr., los dos hijos mayores del presidente, son fanáticos de la cacería, y viajan constantemente a parajes africanos para realizara.

En la dirección opuesta

El magnate neoyorquino devenido presidente da un saldo en la dirección opuesta a la que había planteado la administración Obama. Este último había impuesto la prohibición en los últimos meses de su segundo mandato, la cual fue aplaudida por organizaciones animalistas de todo el mundo. Entre otras cosas, se pretendía frenar el comercio ilegal de marfil, material del que están hechos los colmillos de los elefantes. Además se prohibió la comercialización a lo interno de EE.UU. de productos relacionados a este oscuro mercado. Pero todo esto fue levantado esta semana por el Gobierno de Trump.

En el momento en que entró a regir la prohibición, Estados Unidos era el mercado más grande del mundo en importación de piezas de marfil.

Las autoridades gubernamentales consideran ahora que la caza deportiva, cuando es “legal” y “bien regulada”, “puede beneficiar a la conservación de ciertas especies”, siempre y cuando forme parte de un programa que incentive a los pobladores locales a proteger a los animales amenazados.

La Asociación Nacional del Rifle de Estados Unidos aplaudió la decisión y aseguran que “se está dando un paso significativo para reconocer la caza como una herramienta para la gestión de la vida salvaje” y señala que la conservación debe hacer usando pruebas científicas, no endilgándoles a ellos parte de la responsabilidad.

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje