Imprimir

Herencia nazi: peces con tumores y agua tóxica

Investigadores alemanes encontraron grandes cantidades de peces con tumores en aguas poco profundas del Mar Báltico, lo que estaría relacionado con el armamento hundido a finales de la Segunda Guerra Mundial por los nazis.

Foto: Picture Alliance - DPA / Kampfmittelräum Baden-Württemberg.

Foto: Picture Alliance – DPA / Kampfmittelräum Baden-Württemberg.

Un grupo de investigación conformado por especialistas alemanes, descubrieron un 25% de incidencia de tumores en un tipo de lenguado cuyo hábitat está en el Mar Báltico, cercano a la ciudad de Kiel, al norte de Alemania.

el incremento del cáncer en esa especie, conocida como lenguado gallo común, podría estar relacionado a los 1.6 millones de toneladas de armamento que, se estima, está hundido en dicho mar. Los aliados hundieron todo este arsenal tras vencer al Tercer Reich en la Segunda Guerra Mundial.

Científicos del Instituto Thünen de Pesca Ecológica presentaron los resultados de su investigación en una conferencia de prensa esta semana en la ciudad de Rostock, Mecklemburgo-Pomerania Occidental, Alemania. Coinciden en que el índice de tumores entre los peces gallo en aguas poco profundas es mucho mayor de lo que se pensaba en un comienzo.

Armamento bajo el mar.

Pez comerciable

Antes, el gallo común no era un especie relevante para el comercio pesquero, pero la escasez de las especies tradicionalmente pescadas para el consumo, como el bacalao y la merluza, han aumentado su demanda.

Los científicos enfatizan que se trata de hallazgos preliminares, pero sí advirtieron que, como el arsenal militar hundido continúa oxidándose y mezclándose con el hábitat marino, el impacto medioambiental de los vertidos de las armas de la era nazi es mucho más grande de lo que se estimaba.

Thomas Lang, director adjunto del Instituto Thünen, explica que solo se trata de “las especies locales de gallo”.

“Yo no recomendaría a la gente ir a nadar al Mar Báltico”, dice Diana S. Pyrikova, directora ejecutiva del Diálogo Internacional sobre Munición Subacuática (IDUM), cuya organización investiga armas globales desechadas durante más de diez años.

Algunas sustancias químicas se van liberando en el agua y depositando armas químicas y materiales explosivos como TNT, que se han relacionado con el cáncer.

Pyrikova también está preocupada por el consumo de pescado afectado con la contaminación, que podría conllevar el aumento significativo de agentes cancerígenos y que, finalmente, podría desembocar en cáncer.

Otro grupo de científicos de la Universidad de Kiel, encontró niveles altos de TNT en mejillones que crecieron alrededor de la munición herrumbrada en el Báltico, según reportó la agencia de noticias alemana DPA.

Sin embargo, el ministro de Medio Ambiente de la región de Schleswig-Holstein, Robert Habeck, insiste en que el armamento en el fondo marino no se puede considerar el único responsable de los tumores.

La munición de los nazis fue hundida por orden de los aliados, en 1945. Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia también se deshicieron de grandes cantidades de armamento en sus costas.

La ONG IDUM advierten del riesgo de que solo quedan entre 25 y 30 años para extraer el armamento del mar, antes de que se corroa de tal manera que no pueda localizarse más. Y peor aún, las sustancias químicas permanecerían en el agua y en el sedimento del fondo marino por siglos.

 

 

Leer más sobre:
Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión