Imprimir

Gobierno de EE.UU. no prohibirá el clorpirofós, uno de los pesticidas más peligrosos del mundo

Durante la firma de un decreto, que incentiva la industria de agroquímicos, Donald Trump le regaló la pluma presidencial con la que suele aprobar sus papeles, al presidente de Dow Chemical, fabricantes del clorpirofós, un potente pesticida sospechado de causar severos problemas de salud y hasta deformidades. Ese regalo no es nada comparado con lo que representa el decreto.

Los pesticidas suelen aplicarse con avionetas. Foto: EcoWatch

Los pesticidas suelen aplicarse con avionetas. Foto: EcoWatch

Tras solo un mes de que la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) se negó a prohibir la producción y el uso del clorpirofós, el producto estrella de Dow Chemical, ya doce granjeros han sido envenenados este potente agroquímico, que están siendo irrigado encima de gigantescas plantaciones en todo Estados Unidos.

Más de cincuenta trabajadores agrícolas en la ciudad de Bakersfield, en el contado Kern, al suroeste de California, fueron deliberadamente expuestos a irrigaciones con agroquímicos, de acuerdo a reportes locales. 12 de estos reportaron síntomas de intoxicación como vómitos, náusea, y hasta desmayos por exposición al Vulcan, un químico basado en organofosfato.

No se puede ignorar que el ingrediente activo del Vulcan es el clorpirofós, el cual la EPA, bajo la administración de Donald Trump, decidió no prohibir. 

“Cualquiera que haya estado expuesto o que estuvo ahí al momento de la irrigación, le pedimos que busquen ayuda médica inmediata. No esperen por favor. Particularmente si sufren de algún síntoma como nausea, vómito, diarrea, u otros”, aseguró Michelle Corson, vocera oficial de la oficina de Salud Pública del contado de Kern.

Severas afectaciones

Según EcoWatch, el clorpirofós ataca directamente al cerebro, especialmente el de los niños, que es más vulnerable, causando problemas de memoria, déficit de atención y reducción en el coeficiente intelectual. 

Según Patti Goldman, abogada de la organización ecologista Earthjustice, la decisión de la Agencia de Protección Ambiental “es absolutamente indignante. La EPA ha hecho investigaciones por más de dos años y medio, y hallaron que este pesticida (el clorpirofós) es inseguro, especialmente para los niños”.

Lo más alarmante de todo es que estuvo prohibido para su uso en plantaciones cercanas a zonas residenciales, pero en realidad, en pocas ocasiones se dejó de usar.

De acuerdo con informes de la organización Environmental Working Group, diversos estudios muestran que incluso en cantidades pequeñas, el clorpirofós puede dañar partes partes del cerebro que controlan el lenguaje, la memoria, el comportamiento y las emociones. Múltiples estudios independientes han documentado que la exposición al clorpirofós baja el coeficiente intelectual de los niños, y los científicos de la EPA concluyeron, basándose en esos estudios, que los niveles de ese pesticida hallados en el agua y la comida eran inseguros.

El clorpirofós es uno de los agentes atacantes del sistema nervioso, desarrollado durante la Segunda Guerra Mundial. Los científicos y médicos consideran que los efectos son a largo plazo e irreversibles. También se han detectado casos de asma y reducción de las capacidades funcionales de los pulmones, relacionados a la exposición al clorpirofós.

Leer más sobre:
Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión