AUTOSUSTENTABLE

Hospital prepara alimentos frescos de sus propias huertas ecológicas

En una industria generalmente enfocada en los beneficios económicos y cuyo enfoque gira en torno a los procedimientos y medicamentos, un hospital en Estados Unidos está haciendo la diferencia preparando alimentos con ingredientes de sus propios cultivos.

Vegetales orgánicos. Foto: Roberto Verzo.
Vegetales orgánicos. Foto: Roberto Verzo.

Hace cinco años, cuando el Lankenau Medical Center se enfrentó a la evidencia que denotaba que estaban sirviendo en el condado menos saludable del Estado de Pennsylvania, EE.UU., el hospital decidió abrazar un nuevo proyecto: construir una granja orgánica para proveer comida fresca y confiable a sus pacientes.

Este hospital, principalmente dedicado a la investigación y enseñanza de la medicina se encuentra a las afueras de Philadelphia, y sirve a una de las poblaciones más enfermas del país, y la más aquejada del Estado, según se desprende de un estudio de la Robert Wood Johnson Foundation. “Esos datos fueron muy reveladores porque nos mostraron que estábamos al servicio de una población con estados de salud muy diversos”, dice Chinwe Onyekere, administradora asociada del hospital.

Para el año 2010, 32% de los pacientes adultos y más del 25% de los niños sufrían sobrepeso. Ese mismo año el 13% de los adultos de la ciudad eran diabéticos, y Philadelphia rankeaba entre los condados estadounidenses con más casos de enfermedades cardiovasculares e hipertensión.

Un cambio radical

Los doctores, enfermeras y demás personal del hospital carecían de experiencia en agricultura, por lo que se asociaron con la organización Greener Partners, una entidad sin fines de lucro avocada a enseñar sobre cómo desarrollar granjas orgánicas y autosustentables en el Estado. Estos les ayudaron a construir las instalaciones en un terreno de unos 2.025 metros cuadrados (medio acre) y les enseñaron todo lo necesario para el mantenimiento y producción de todo tipo de vegetales.

Desde el lanzamiento de la granja en 2015, esta ya ha proveído al hospital más de 2.000 kilogramos de comida, casi sin costo. Los productos se usan para fines educativos y didácticos y son servidos a pacientes y como platillos de la cafetería del centro médico.

En las salas de espera, algunos empleados del hospital se sientan a mostrarle a los pacientes que esperan por atención, cómo preparar platillos de comida saludables, a la vez que les hablan de la correcta nutrición y les ofrecen muestras tomadas de la granja. Ahora, parte de la misión de este sistema es lo que el hospital llama “laboratorio de aprendizaje en nutrición”, en el que se enseña sobre alimentación saludable y cómo crear hábitos correctos para mejorar el estado físico y mental a través de la comida.

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje