*

LARED21 Regresá a la página de inicio LARED21 Regresá a la página de inicio Enviar Send Bien OK Buscar Search Usuario User Artículo Article Abrir en nueva ventana Open in new window
Iniciar sesión Registro
Último momento
Último momento

Doble fractura

Sueños rotos: la tragedia del Tony

Escrito por: Walter Cabot / Fanaticode

hs Actualizado a las hs

El ídolo mirasol, fracturado

Domingo 26 de agosto de 2012. Como si asistieran a la representación de una tragedia griega, las 35.000 personas que acudieron al Estadio Centenario –y miles de telespectadores y radioescuchas- vivieron una experiencia que difícilmente puedan borrar de la memoria.

Fue la tarde del esperado retorno oficial de Antonio Pacheco a  Peñarol. La tarde en la que los hinchas, movilizados a puro fervor, pintaron las tribunas de oro y negro, desplegaron  banderas alusivas al acontecimiento y testimoniaron con aplausos, cantos y vítores su identificación con uno de sus mayores ídolos.

La tarde en la que la mayor expresión de júbilo sacudió los corazones carboneros a los 22 minutos del PT con el gol de Pacheco –el tercero de Peñarol para la imposición parcial por 3-1-.

Hasta ahí todo era felicidad, celebración, alborozo. Peñarol estaba ganando su partido debut del Torneo Apertura y la vuelta del “Tony” se vivía como una fiesta. Los sueños del hincha cobraban forma y se hacían realidad.

Pero en la tragedia hay un instante –el de la peripecia- en el cual el personaje es sorprendido por un giro del destino. Ese instante llegó:  Pacheco quedó tendido en el terreno. Su suerte, la de su equipo y la de todo el público peñarolense cambió inesperada y dramáticamente.

A 3 minutos del cierre del primer tiempo el ídolo abandonaba la cancha y era trasladado hacia el Hospital Británico. Después se conocería el diagnóstico: fractura de tibia y peroné con desplazamiento, lo cual demandaba una rápida  intervención quirúrgica y, en principio, unos seis meses de recuperación.

En la cancha el juego seguía y habría de culminar con Fénix dando vuelta el tanteador e imponiéndose 4-3. En los corazones mirasoles quedaba un vacío grande,  un no entender por qué ocurren estas cosas.

Y es que aunque cueste asimilarlo, tarde o temprano hay que aceptar que estas cosas suceden no sólo en las tragedias griegas. También en el fútbol. Igual que en la vida.

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad — Preguntas frecuentes

Nos alegra que regreses

Completá tus datos para iniciar sesión

¿Querés ser parte de nuestra comunidad?

¡Registrate ya! Sólo te tomará un minuto.

¡Únete a la comunidad!

Completá el formulario para crear una cuenta

¿Ya formás parte de nuestra comunidad?

¡Iniciá sesión ya! y disfrutá de todo lo que tenemos para ofrecerte.