*

LARED21 Regresá a la página de inicio LARED21 Regresá a la página de inicio Enviar Send Bien OK Buscar Search Usuario User Artículo Article Abrir en nueva ventana Open in new window
Iniciar sesión Registro
Último momento
Último momento

Demografía. Temen desequilibrios en la proporción de sexos

LOS SIETE METODOS PARA ELEGIR EL SEXO DEL BEBE ANTES DE SU NACIMIENTO

La nueva técnica de "separación de esperma" para determinar el sexo del embrión está revolucionando los ambientes científicos y sociales alrededor del mundo.

hs

Las sociedades patriarcales son especialmente violentas con el género femenino.

Las presiones a las que se ven sometidas durante el embarazo han favorecido la implantación progresiva de una mentalidad misógina entre las propias mujeres. El dilema de la elección del sexo se plantea cada vez más seguido ahora en las sociedades occidentales.

El anuncio de una técnica científica que permite elegir y garantizar el sexo de los hijos ha creado gran preocupación por la seguridad y el posible abuso de la técnica.

La nueva técnica comprende la identificación de los espermas que determinan el sexo del embrión, para luego inseminar al óvulo con el esperma correspondiente al sexo deseado.

Existe la preocupación de que esta técnica pueda cambiar la naturaleza del ADN y generar riesgos a largo plazo para el niño.

Uno de los más destacados especialistas británicos en el campo de la genética, Robert Winston, exhortó a los padres a que no abusen de la nueva técnica -denominada Fairfax- debido a los posibles riesgos que conlleva para el feto.

La identificación de los espermas que poseen la carga genética masculina o femenina se logra debido a las diferencias que tiene en su carga genética.

Todavía se mantienen otras técnicas de selección genética, pero el nuevo método ofrece mayor exactitud y no está fundamentado en un sistema de descarte de embriones fertilizados.

Muchos investigadores recalcan que la selección del sexo de los hijos no es percibida como una “frivolidad” de quienes prefieren tener una, posiblemente porque ya tienen un hijo. La técnica trata de controlar muchas de las enfermedades genéticas, tales como la hemofilia y la distrofia muscular, que son causadas por defectos que transporta el cromosoma X.

Uno de los problemas que tiene el nuevo procedimiento de elección de sexo por selección del esperma es que pueda cambiar la naturaleza del ADN y generar riesgos a largo plazo para el niño”.

En la mayoría de los casos, los cambios en el ADN son inofensivos, pero en el caso de que un gen quede afectado puede producir cambios genéticos.

Investigadores estadounidenses señalaron que existe un promedio de éxito en este tratamiento de 9 casos de cada diez.

El profesor Ian Craft, jefe de la Clínica de Fertilidad de Londres, aseguró que trabajos similares llevados a cabo en Gran Bretaña no han arrojado resultados tan impresionantes pero admitió que existe preocupación ante la posibilidad de que se abuse de la técnica por razones sociales, culturales o religiosas.

 

METODOS

El sistema casero

Los doctores Shettles y Rorvik, autores del libro “Cómo elegir el sexo de tu bebé”, se basan en sus propias experiencias de que los espermatozoides Y (de hijos varones) son más rápidos y viven menos tiempo que los espermatozoides con cromosoma X (de hijas mujeres). Sería lógico entonces que, teniendo relaciones sexuales en la fecha más cercana a la ovulación serían mucho mayores las posibilidades de tener un bebé del sexo masculino.

 

METODO 2

El sistema Microsort

Este procedimiento se basa en una técnica llamada citometría de flujo. Esta técnica diferencia por espermatozoides portadores del cromosoma X (que formarán a una niña) de los espermatozoides con cromosoma Y (que formarán un niño). Después de separados los dos espermatozoides, con técnica de inseminación artificial in vitro se completa el procedimiento y se implanta un embarazo con el sexo deseado. Este procedimiento es muy costoso pero tiene un 85% de éxito en la determinación del sexo del embrión.

 

METODO 3

Por separación de semen

Este método, patentado por el doctor Ericsson, se basa en que el espermatozoide portador del cromosoma Y (sexo masculino) es más liviano que el portador del cromosoma X (sexo femenino). Mediante la centrifugación del esperma, los espermatozoides con cromosoma Y quedarán en la parte superior del semen y completando este tratamiento con técnicas de fertilización in vitro, se llega a un éxito del 80% en la elección del sexo del bebé.

 

METODO 4

Selección de embriones

Este procedimiento sólo es realizado en laboratorios genéticos. Es una forma de fertilización in vitro llamada también diagnóstico preimplantación. Una vez que el embrión ha alcanzado el nivel multicelular (blástula) es posible extraer una de estas células y realizar un estudio genético para saber el sexo del embrión, lo que permite implantar embriones de un determinado sexo.

 

METODO 5

Análisis de sangre

La sangre permite conocer el sexo del bebé en la sexta semana de gestación. Esta técnica ayudará al tratamiento precoz de enfermedades como la hemofilia o la distrofia muscular.

Un equipo de genetistas de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid ha desarrollado un método “rápido y sencillo” para conocer, desde la sexta semana de gestación, el sexo del bebé por medio de un análisis de sangre a la madre. El método más extendido en la actualidad para la determinación del sexo es a través de ecografía, aproximadamente en la semana 14 o 15. Al ser un sistema visual, no siempre la posición fetal es la más idónea para distinguir el aspecto del aparato genital.

 

METODO 6

Para que sea niño

La mujer tiene que hacerse lavados vaginales, previo a la relación sexual con agua y bicarbonato de sodio, para lograr el medio alcalino que tanto favorece a los espermatozoides Y. Debe usarse un litro de agua por cada cucharada de bicarbonato de sodio. Se recomienda que ambos mantengan una dieta basada en proteínas animales y también se recomienda que la mujer llegue al orgasmo antes que el hombre para favorecer las secreciones alcalinas.

 

METODO 7

Para que sea niña

Tener relaciones sexuales hasta dos días antes de la ovulación. Hacerse lavados vaginales antes de la relación sexual con un litro de agua y una cucharadita de ácido acético, es decir vinagre, para lograr así el medio ácido. Una dieta rica en lácteos y no ingerir carnes, ambos miembros de la pareja. También se recomienda, aunque parece muy difícil que la mujer en esa relación preconcepcional, no llegue al orgasmo.

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad — Preguntas frecuentes

Nos alegra que regreses

Completá tus datos para iniciar sesión

¿Querés ser parte de nuestra comunidad?

¡Registrate ya! Sólo te tomará un minuto.

¡Únete a la comunidad!

Completá el formulario para crear una cuenta

¿Ya formás parte de nuestra comunidad?

¡Iniciá sesión ya! y disfrutá de todo lo que tenemos para ofrecerte.