Reencuentro sin gloria

"Amigos", de Flavio Marinho, en Teatro del Notariado

La idea , el reencuentro de amigos luego de algunas décadas, ha sido rica en obras reveladoras donde el paso del tiempo es tan tangible que parece otro personaje, como el filme Reencuentro de Kashdan y de obras menores como Hay que deshacer la casa de Junyent y Nosotras que nos queremos tanto, no casualmente del mismo Miguel Falabella.

Es posible que haya chistes, incluso buenos chistes y que haya risas en la platea; lo que no hay es teatro. La trama es tan sin gracia que, como en cualquier reunión corroída por el tedio, Marinho no encuentra nada más animado que hacerlos jugar al “juego de la verdad”; en otro momento, recurre, para estimular la desmayada acción, al “juego de las películas”. Si la reunión en casa de Lea hubiera sido una fiesta, no hubiera faltado el “trencito”, con la llegada del general de banda al frente, triunfo inevitable del hastío de las 2 de la madrugada.

La obra es tan difusa, tan tontamente divagadora, que por momentos parece estar armada para la previsible revelación de que Pedro (Omar Varela) es homosexual; otorgamos un Florencio especial a la tontería a las fastidiosas preguntas de Belén (Julieta Denevi) destinadas a hacer ver cuán “viejos” son todos menos ella, como “Qué es un long play?”, etcétera.

Lo único cuya función no comprendemos dentro del arbitrario argumento es por qué Lea (Laura Sánchez, por mucho la mejor actuación) debe ser asmática y recurrir asiduamente a un inhalador, lo que perturba continuamente la acción sin decirnos nada distinto de la muy subrayada ansiedad del personaje.

En un director tan diestro como Morgan se hace difícil admitir que los personajes se sienten de frente a la platea para intercambiar sus líneas, y que haya dejado a los actores hacer lo que mejor les ha parecido: salvo el caso de Sánchez, sencillamente se interpretan a sí mismos con los diálogos de sus personajes.

Amigos, de Flavio Marinho, traducción de Omar Varela. Con Laura Sánchez, Graciela Rodríguez, Omar Varela, Franklin Rodríguez y Julieta Denevi. Vestuario y escenografía de Nelson Mancebo, dirección de Mario Morgan. En Teatro del Notariado, estreno del 7 de enero.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje