Jueves 24 de Abril, 2014
  • Ingresar
  • Registrarse
  • ALARMA

    Arte chino falsificado alcanza niveles récord en galerías y subastas de Occidente

    Si el mundo de las artes tradicionales en China puede ser considerado uno de los más ricos y vastos del planeta, cierto es que esa casi fanática tendencia de los chinos a copiar todo lo que conduce a hacer dinero, también se incluyó en esta materia y la cantidad de obras clásicas del gigante asiático fraudulentas, son pesadilla entre los marchands de Occidente.

    Miércoles 06 de noviembre de 2013 | 13:18

    Foto: laowaiblog.com

    La noticia cobra fuerza después que la obra por la que más se pagó de un artista chino clásico contemporáneo (“Aguila sobre un pino” de Qi Baishi, 1946) que se subastó en 65,4 millones de dólares en mayo de 2011, pasó ahora a una nueva fase del juicio que se sigue ante la duda de la autenticidad de la pintura. La obra maestra de Qi Baishi, está en un depósito de Pekín, en tanto el oferente se niega a pagar lo que compró hasta que no deje de haber ninguna duda sobre la verdadera autenticidad de la firma en la obra.

    El mercado de arte chino está más floreciente que nunca, pero en cifras reales, una tercera parte de las subastas anunciadas, en realidad nunca concretaron las transacciones finales, según publica The New York Times.

    De un mercado “cero” a 8.900 millones de dólares anuales

    Hace veinte años las obras de arte de la pintura china si bien eran reconocidas carecían de cotización comercial en las galerías de arte de Occidente. Para 2003, los remates habían logrado captar hasta 8.900 millones de dólares por el mismo arte, y si bien en 2012 hubo un importante descenso en la oferta (23%) la magnitud del crecimiento de ese mercado es astronómica.

    Sin embargo la mayor tendencia del arte chino, está generando algunas confusiones incluso entre los expertos que determinan un futuro de relativa peligrosidad para reconocer obras. Es que los compradores chinos buscan obras de sus maestros del siglo XV, pero los contemporáneos de mayor reconocimiento –como Zhang Daqian- también trabajan sobre la base de ese estilo antiguo. Los artistas se forman en realidad para imitar a los antiguos maestros en forma casi obsesiva y producen copias de calidad excelente.

    La reproducción, como tradición china de la concepción artística, puede llevar a que mucho se ofrezca como original. “El desafío del momento, es ése, porque lo que hoy se pregunta todo chino es si la obra que le ofrecen es una falsificación”, detalla Wang Yannan, presidente de China Guardian, la segunda mayor casa de subastas del país.

    Suscribíte a nuestros titulares por e-mail

    Recibí todos los días en tu correo las últimas noticias de LARED21

    Publicá tu comentario