Imprimir

Stallone, Arnold, Willis y Chuck en secuela

Van Damme y Stallone / AFP

La segunda parte de “The Expendables” se estrena el viernes en Estados Unidos y a partir de la semana próxima en España y Latinoamérica.

La primera parte, lanzada en 2010, con Sylvester Stallone a cargo de la dirección y el guión, tomó a Hollywood por sorpresa cuando recaudó cerca de 224 millones de dólares en todo el mundo -de los cuales 100 millones solamente en Estados Unidos y Canadá-, tras un presupuesto estimado de 70 millones.

Fue un muy buen negocio para la productora Millenium y el distribuidor Lionsgate, que decidieron entonces volver a la carga con un presupuesto más generoso, estimado esta vez en 100 millones de dólares.

“Llegué al rodaje e inmediatamente me di cuenta de que estábamos a años luz de lo que habíamos hecho anteriormente”, dijo recientemente a la prensa el actor Terry Crews (“Terminator Renaissance”, “Ultimate Game”), en la presentación del filme en Beverly Hills.

En la segunda parte de “Los Indestructibles”, “teníamos un elenco soñado, con Arnold y Bruce”, agregó.

De hecho, Stallone convocó esta vez a la crema y nata del cine de acción de los años ’80 y ’90, desde Jet Li hasta Dolph Lundgren, pasando por Chuck Norris, Jean-Claude Van Damme, Bruce Willis y el ex gobernador de California, Arnold Schwarznegger.

Para equilibrar la pantalla, agregó algunos rostros nuevos, como Liam Hemsworth y Scott Adkins.

“Stallone ha logrado reunir a actores que han sido héroes en sus propias películas, juntarlos y darles un verdadero papel y un tiempo decente en la pantalla, para que ninguno se sintiera agraviado”, explicó de su lado Dolph Lundgren, el gigante sueco que ganó fama en “Rocky 4″ y “Universal Soldier”.

La historia, puro pretexto para la inusitada cantidad de matanzas y explosiones, enfrenta a Stallone con un sanguinario traficante de plutonio (Jean-Claude Van Damme).

“Hace tiempo que no se hace una película como ésta, a la antigua”, dijo el propio Van Damme. “Cuando soñaba con películas de acción, mis héroes eran Charles Bronson, Steve McQueen, tipos que peleaban de verdad, sin efectos especiales”.

Ciertamente, a pesar del diluvio de sangre y detonaciones, el espectador casi se sorprende al encontrar un filme de acción donde los actores están cubiertos de cicatrices y pelean con sus puños contra sus pares y no contra una criatura creada por computadora.

La escena final entre Stallone y Van Damme, que originalmente tenía lugar en un helicóptero, fue reescrita por el actor belga, quien estimaba que lo que realmente deseaban los fans era “un mano a mano, un combate entre ‘Sly’ y Van Damme”.

Stallone estuvo de acuerdo y le dio instrucciones para preparar un nuevo set.

Uno de los puntos fuertes de la película es el humor con que se trata a sí misma, o con que los forzudos actores se ven a sí mismos. Así, cuando Stallone dice con desdén que el avión que acaba de ofrecerle Bruce Willis “es una pieza de museo”, Schwarzenegger, sonriendo, interviene: “Como todos nosotros”.

“Arnold, Sly, Bruce y Chuck están en una etapa única de sus carreras, y ¿quién se atreve a reírse de ellos después de todo lo que han hecho?”, dijo Terry Crews. “Por el contrario, ellos pueden reírse de sí mismos, y eso es lo que hacen. Creo que a los fans les va a encantar”.

Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión