Memoria. La autora de los Cálices Vacíos recordada a perpetuidad

Expropian predio donde estaba la casa de Delmira Agustini

La comuna decidió la expropiación del terreno ubicado en el barrio Sayago, integrada al Plan de Movilidad Urbana.

 

Fuente testigo

Si bien la casa no existe porque fue demolida, por ese entonces llevaba el nombre de “Villa María”, y lo que queda como testimonio de la época, es parte de la fuente de la casa de Delmira Agustina.

Cabe señalar que en Sayago, se encuentra la biblioteca municipal que lleva justamente el nombre de la poetisa y dramaturga uruguaya.

Delmira Agustini nació en Montevideo el 24 de octubre de 1886 y falleció el 6 de julio de 1914. Fue una querida y reconocida poetisa, que vivió los años del Modernismo junto a prosistas, poetas y dramaturgos, como Rodó, Reyles, Blixen, Herrera y Reissig, Frugoni, Florencio Sánchez. Fue amiga de Rubén Darío, Juan Zorrilla de San Martín, Eugenia Vaz Ferreira y Carlos Vaz Ferreira.

 

En Sayago

Hacia la adolescencia, la familia Agustini se mudó a una quinta de la familia Podestá en la avenida Millán, donde vivieron por ocho meses.

Más tarde, la familia Agustini, se instaló en Sayago, por ese entonces una zona deshabitada, ocupando una casona ubicada en avenida Garzón 996, que por Ariel llevaba el número 508.

En la nueva casa, Delmira escribirá, junto a sus padres, en un paisaje casi de campo, y acompañada además por su amiga María Eugenia Vaz Ferreira.

En 1906 Delmira se compromete con Amancio Soyellers, periodista nacido en Minas, de quien se dice que era un dandy literario, pero la relación solo duró un año. Constituida la familia Agustini en Sayago, Delmira viaja dos o tres veces por semana a la “ciudad”, en ferrocarril a tomar clases de música, francés y pintura en compañía de su joven amigo Andrés Giot de Badet, que vivía en la vecina localidad de Villa Colón y era amigo de la familia.

 

Prado y Melilla

Delmira Agustini solía contratar los carruajes de los hermanos Luis y Antonio Moro, para trasladarse al Prado, otras veces iba sin rumbo fijo, y con el coche descubierto por algún lugar de Melilla, dejando que su imaginación y su emoción viajaran libremente en esos paseos.

Delmira contrajo matrimonio con Enrique Job Reyes el 14 de agosto de 1913, pero por diversas desavenencias conyugales lo abandonó un mes y medio después, divorciándose el 5 de junio de 1914. En julio del mismo año murió asesinada por su ex esposo, quien después se suicidó.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje