Imprimir

No se pueden lavar ni tirar: las viejas banderas nacionales sólo se queman los 23 de setiembre

Hasta el horario está fijado. El Reglamento de Ceremonial y Protocolo del Ejército establece que las banderas nacionales deben ser quemadas a las 11.00 horas, ni un minuto más ni uno menos. La fecha de incineración no es casual, coincide con la conmemoración del fallecimiento de José Gervasio Artigas, quien desarrolló su carrera militar en el cuerpo de Blandengues.

Justamente en el Regimiento Blandengues de Artigas, que funciona en el cuartel de General Flores 3920, inaugurado el 25 de Agosto de 1910 por el entonces presidente Claudio Williman, se lleva adelante la ceremonia de incineración de las banderas nacionales en Montevideo. En el interior del país, el acto se desarrolla en las unidades militares de los 18 departamentos.

La ceremonia se realiza siguiendo estos pasos: primero se procede a la formación de la Unidad y recién en ese momento se entona el Himno Nacional. Tal como lo indica el reglamento, “al frente y centro de la formación se instala un recipiente de metal para en su interior colocar los pabellones nacionales y las banderas de los Treinta y Tres y Artigas a incinerar”. Inmediatamente se da lectura a la Orden del Cuerpo en la que se dispone la quema, que es ejecutada por el soldado más antiguo o de mejor conducta. El soldado elegido coloca en el recipiente las banderas debidamente dobladas, las rocía con un líquido inflamable y las enciende. Después se entierran las cenizas en el predio de la unidad donde se realizó la ceremonia.

 

Se puede guardarlas

Las instituciones públicas, escuelas, liceos, ministerios, intendencias y organismos del Estado deben llevar las banderas que no son dignas de ser usadas al Comando del Ejército o al Regimiento Blandengues de Artigas. “Pueden guardarlas si así lo desean pero no pueden tirarlas ni quemarlas por su cuenta”, aclaró el jefe de Relaciones Públicas del Ejército, Roberto Molina.

Unas 60 banderas serán incineradas pasado mañana en Montevideo: quince fueron recepcionadas en el Comando del Ejército mientras que las restantes se recibieron en el cuartel de Blandengues de Artigas. Molina detalló que las que llegan para ser incineradas “están deshechas e impregnadas del gas de los autos”.

El jefe de Relaciones Públicas se quejó por los errores protocolares que se cometen hasta en actos oficiales. Una de las fallas más frecuentes es el orden de las tres banderas nacionales: “El Pabellón va en el medio, la de Artigas a la derecha del pabellón y la de los Treinta y Tres va a la izquierda”, explicó, para luego asegurar que “a veces están al revés”.

Molina además sostuvo que en las jornadas de duelo “el Pabellón Nacional debe izarse hasta arriba y después bajarse al medio del mástil, no se coloca directamente en el medio. Estas equivocaciones tienen que terminarse”.

 

Los tamaños

Las banderas deben respetar determinadas proporciones, como la que establece una relación 3 a 2 en el largo y ancho del símbolo. El tamaño de los pabellones depende también del mástil donde serán colocados. En un mástil de 10 metros debe flamear una bandera de 5 metros de largo por 3,32 metros de ancho. En un mástil de 6 metros tiene que haber una bandera de 3 por 2 metros, mientras que en un mástil de 5,10 metros debe flamear un símbolo de 2,55 metros por 1,70 metros.

Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión