Imprimir

Proponen bajar los costos de alimentos libres de gluten para celíacos

El senador del Partido Nacional Javier García (Todos) presentó una propuesta a los ministerios de Salud Pública y Economía para bajar los costos de los alimentos libres de gluten para celíacos.

celiacos

García remitió una propuesta a los ministerios de Economía y Salud Pública para bajar el alto costo de los alimentos libres de gluten destinados a personas celíacas.

El legislador blanco expresó que la población de uruguayos que padecen la enfermedad celíaca se calcula entorno de las 30.000 personas. Sin embargo, muchas de ellas no conocen que la portan, suelen consultar y ser tratados por un sin número de síntomas, a falta de un diagnóstico de la enfermedad. “Son muchos más quienes ignoran su enfermedad que quienes lo saben”.

Una vez diagnosticados deben someterse de por vida a una dieta libre de gluten, fracción proteica que se encuentra en el trigo, la avena, la cebada y el centeno.

Su dieta por lo tanto “tiene que carecer absolutamente de estos cereales, que además se encuentran en buena parte de los alimentos”.

Hasta en la industria farmacéutica se encuentra el gluten como excipiente en algunos medicamentos.

“La limitante en la dieta es significativa y, además, se agrega la necesidad de “evitar la contaminación cruzada que se da, por ejemplo, al elaborar o manipular productos con gluten con aquellos que están libres del mismo”, indicó el parlamentario blanco.

Remarcó que los estándares de elaboración y manipulación deben ser muy estrictos. “No alcanza con voluntarismo, debe preverse contaminaciones que por ser imperceptibles no dejan de ser invalidantes y producen los mismos efectos que cualquier otra ingesta con gluten”.

García indicó asimismo, que los test y las normas de control deben ser “permanentes y estrictas”.

En distintas oportunidades y desde diferentes ámbitos, Poder Ejecutivo, Parlamento, sociedad civil organizada, “se ha abordado la situación de las personas que sufren la enfermedad celíaca. Se ha avanzado en ese sentido”, reconoció.

Garantizar el acceso

“Sin embargo, nos enfrentamos a un problema de fondo: garantizar el acceso a los alimentos y los productos libres de gluten”, dijo.

García remarcó que uno de los mayores límites e impedimentos para acceder es “el precio de los productos, notoriamente superiores a la canasta de quienes pueden consumir una dieta con gluten”.

Muchos de los alimentos son importados y otros de elaboración nacional, y deben contar con estándares de producción muy estrictos, que sin duda recaen sobre el costo final del producto. “Además, que el mercado al que está dirigido está acotado (potencialmente 30.000 personas), y por lo tanto se pierden los beneficios de la gran escala”.

Puede existir la “sana intención” de ampliar la oferta, pero si el precio es caro seguirá existiendo una barrera para su acceso.

“La clave está en bajar el precio para hacerlos accesibles. Para una familia promedio, trabajadora, es casi que imposible económicamente acceder a una dieta libre de gluten en forma estricta”, indicó.

Para un celíaco “su dieta es su medicamento”. No necesita otra cosa, y por lo tanto bajar el precio de los alimentos libres de gluten “tiene el mismo significado que el subsidio de medicamentos para otras patologías”.

“Su alimento es su medicamento. Por eso creemos indispensable trabajar sobre un tratamiento fiscal diferenciado para estos alimentos. Además de ser insignificante en términos generales, es de un impacto positivo desde el punto de vista de la salud humana y también de los costos del sistema de salud. Paciente celíaco que sigue una dieta libre de gluten, significará ahorros posteriores por evitar tratamientos largos por no poder acceder a ellos”, expresó.

García dijo que “se deberá ser estrictos en los controles y la verificación de los procesos productivos y para quienes se acojan a estos beneficios, pero será de un impacto directo en la población que sufre la celiaquía”.

Propuso que los mecanismos pueden ser diferentes: “exoneraciones, créditos fiscales para afrontar otras cuentas con el Estado, y hasta subsidios directos, pero lo importante es que tenga un impacto significativo a la baja en el producto final”.

Agregó que el Poder Ejecutivo tiene iniciativa privativa en materia impositiva, por lo que corresponde allí el puntapié inicial.

Estos temas te pueden interesar:
Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión