Imprimir

China prohibió el comercio de marfil

China es uno de los más grandes mercados de marfil del mundo, pero ahora está cerrado a este cruel producto que representa la muerte de decenas de miles de elefantes al año.

Un niño juega junto a un elefante africano. Foto: Pixabay

Un niño juega junto a un elefante africano. Foto: Pixabay

China, uno de los mercados más grandes del mundo para el comercio de marfil legal e ilegal, ha sido uno de los principales motivadores de la caza furtiva de elefantes en África. A estos hermosos animales se les asesina para extraerle sus colmillos para crear adornos y trofeos que se exhiben en elefantes vitrinas, a precio de sangre.

En 2017, el gobierno chino anunció su intención de ponerle fin a este negro negocio cerrando de una vez por todas sus mercados nacionales de marfil legal hacia el final de año. Para el 3 de marzo de ese año se habían cerrado 67 fábricas y talleres de objetos de marfil, de acuerdo a información de Xinhua News, y se dice que los mercados y fábricas restantes cerraron el 31 de diciembre de 2017.

Esta decisión ha sido alabada por grupos conservacionistas y ambientalistas de China y del resto del mundo, pues decenas de miles de elefantes mueren a manos de los cazadores furtivos. 

En una encuesta reciente, la organización ambientalista WWF en conjunto con Traffic, la red de monitoreo del comercio de vida silvestre, se descubrió que solo el 19% de las personas entrevistadas en China continental habían oído hablar de la prohibición del marfil. Pero al enterarse de ella, el 86% de las personas encuestadas dijeron que la apoyarían.

La lucha dio frutos

Desde el año 2012, el reconocido ex jugador chino de la NBA, Yao Ming, se alió con los grupos de conservación WildAid, African Wildlife Foundation y Save the Elephants para lanzar una campaña de concienciación pública en la que informaban a las personas cómo el comercio de marfil estaba alimentando la caza furtiva de elefantes en África.

“Podemos iniciar el 2018 con la esperanza de que los elefantes estarán más seguros ahora que China ha prohibido las ventas comerciales de marfil”, dijo en un comunicado el director general de WildAid, Peter Knights. “Los precios han estado bajando y los esfuerzos para hacer cumplir la ley en muchas partes de África y Asia han mejorado mucho”, añadió.

“En unas décadas podremos señalar este como uno de los días más importantes en la historia de la conservación del elefante”, dijo en un comunicado Ginette Hemley, vicepresidenta de conservación de vida silvestre del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF). “China ha cumplido una gran promesa que hizo al mundo, ofreciendo esperanza para el futuro de los elefantes”, agregó.

Sin embargo, la prohibición por sí sola no tiene mayor efecto si las personas no toman conciencia del problema. “Es igualmente crítico que los ciudadanos chinos hagan lo suyo y cierren los mercados de marfil en China y ojalá en toda Asia. Solo así podremos garantizar que la apertura comercial no se traslade simplemente a otros países y ofrezca a los traficantes canales seguros para el marfil recién cazado”, concluyó Hemley.

 

Estos temas te pueden interesar:
Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión