Imprimir

Ranking de profesionales más confiables para los uruguayos

Según una reciente encuesta de CIFRA, “los médicos siguen siendo, por amplio margen, los profesionales más confiables entre las profesiones con las cuales la gente suele tener contacto. El 35% de los uruguayos confía más en ellos que en cualquier otra profesión.

medicos (1)

Foto de archivo con fines ilustrativos

En una encuesta realizada a profesionales médicos el año pasado, para el Colegio Médico del Uruguay (CMU), se detectó que “tres de cada cuatro médicos percibían que su profesión es poco o nada valorada por la sociedad uruguaya”.

Este año el CMU estudió hasta qué punto esa visión de los médicos coincide con la imagen de la profesión que tiene la gente. Para ello CIFRA realizó una encuesta nacional de opinión pública.

Sin embargo, la encuestadora constató que “los médicos siguen siendo, por amplio margen, los profesionales más confiables entre las profesiones con las cuales la gente “común” suele tener contacto: el 35% de los uruguayos confía más en ellos que en cualquier otra profesión.

En segundo lugar aparecen los odontólogos (con 18%), abogados 13%, escribanos 8%, otros 2%, todos igual 20%.

También la medicina aparece como la carrera que “más se recomendaría”, pero sólo el 17% lo haría. Abogacía e ingeniería aparecen en segundo lugar, con algo menos del 10% de menciones. Casi la mitad de los uruguayos (43%) prefiere no recomendar ninguna carrera.

gráfica

Médicos de cabecera

No importa cuál sea la cobertura (pública o privada), el 68% de los uruguayos adultos tiene un médico de cabecera y sólo el 28% cambia habitualmente de médico.

Las mujeres son mucho más propensas a tener médico de confianza: ocho de cada diez tienen, contra sólo seis de cada diez hombres. A mayor edad, mayor propensión a atenderse regularmente con el mismo médico. Entre los mayores de 60 años, el 86% tiene médico de cabecera.

Prácticamente todos los que tienen un médico regular consideran que tienen una relación buena. La única diferencia es de énfasis.

“Las mujeres, los veteranos, las personas con menos educación formal y las que se atienden en instituciones privadas tienden a calificar más la relación como muy buena, mientras que entre el resto las opiniones están más divididas entre muy buena y buena”, se indica en el informe de CIFRA.

Por otro lado, se asegura que seis de cada diez uruguayos no cambiarían nada para mejorar la relación con el médico.

Entre el resto que sugiere aspectos a modificar, la mayoría (18%) señala alguno vinculado con la organización institucional, en particular más facilidad para conseguir hora y más tiempo en la consulta.

Los que se atienden en el sector privado concentran sus demandas en los aspectos vinculados a la organización (21% de menciones), principalmente pidiendo que sea más fácil conseguir hora de consulta.

En segundo lugar aparecen aspectos vinculados al trato médico (9% de las sugerencias espontáneas), y el más mencionado es que el profesional escuche más al paciente y conteste las preguntas que le formula.

Entre los pacientes de ASSE son más los que querrían que cambiara el trato médico (13%) que los que piden cambios en la organización.

El principal motivo por lejos para cambiar de médico es que no consiguen hora (eso hace el 14% de los adultos, la mitad de los que no tienen médico de cabecera). Sólo el 2% de los adultos dice que cambia de médico porque no queda satisfecho con el profesional que lo atendió.

Seis de cada diez adultos siguen siempre las indicaciones que le realiza el médico. Los demás, no siempre. Los más fieles son los que más consultan (los adultos mayores, las personas con menos educación formal) y también quienes se atienden en centros públicos.

Siete de cada diez consultan a un profesional médico antes que a ningún otro si se sienten enfermos. Sólo uno de cada cuatro busca información en otras fuentes (Internet, conocidos) o se “automedica”.

Si bien Internet es la primera fuente de información médica para una minoría (9%), cerca de la mitad de los adultos averiguan en la web luego de tener el diagnóstico del médico.

“Dos de cada tres personas con estudios terciarios buscan alguna vez en Internet para ampliar información sobre su enfermedad (o para corroborar el diagnóstico o tratamiento del profesional)”, asegura CIFRA.

Por otro lado, en el sondeo de opinión pública se indica que el 27% de los adultos recurre a medicina no tradicional o terapias alternativas, fuera de las que se brindan en mutualistas y hospitales. “Estas prácticas están más extendidas entre la población con más educación formal y la que se atiende en el sector privado”.

Estos temas te pueden interesar:
Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión