POR LA SALUD

Comienza etiquetado de alimentos con exceso de sal, grasa y azúcares

Inicialmente se establecieron cuatro etiquetas para alertar del exceso de ciertos ingredientes. Es un esfuerzo para bajar el promedio de obesidad uruguayo, que está muy por encima del latinoamericano.

Foto con fines ilustrativos: Pixabay
Foto con fines ilustrativos: Pixabay

El Gobierno decidió proceder con el etiqueta de alimentos que tengan excesos de sal, azúcares y grasas, así como aquellos con carga calórica demasiado alta y bajo valor nutricional. En el proceso, el Ejecutivo intercambió pareceres con la industria y se estableció que el etiquetado será gradual.

Latinoamérica es el continente que más agrupa personas con sobrepeso, obesidad y enfermedades no transmisibles, de acuerdo a la asesora en nutrición del Ministerio de Salud Pública, Isabel Bove. 60% de los latinos sufren algún tipo de padecimiento relacionado con excesos en la alimentación que a veces están sumados a la baja actividad física. Uruguay supera ese número y el promedio mundial es más bien bajo, del 35%.

Bove entiende que la alta incidencia en el sobrepeso y la obesidad está relacionada con cambios en los patrones de consumo. “Se dejó de lado la alimentación tradicional que se tenía y la forma de alimentarse. Lo que comemos y cómo lo comemos cambió mucho. Aparecieron una serie de alimentos que tienen exceso de grasas, sal y azúcar, que son muy densamente calóricos y con poco valor nutricional”, explicó.

etiquetado

Acciones urgentes

Ante este aciago panorama, el Gobierno entiende que se deben llevar adelante varias acciones urgentes que tienen que ver con la promoción de la actividad física y el consumo de alimentos saludables.

En este último particular es que se decidió avanzar en la implemetación del etiquetado de alimentos, que implica definir límites de azúcar, sal y grasas. Se tomaron patrones internacionales basados en evidencia científica, como lo es el perfil de nutrientes de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

En un principio, la reglamentación será menos exigente para que la industria tenga chance de reformularse y adaptarse para evitar que sus productos sean etiquetados. El sistema de etiquetas escogido será el que se usa actualmente en Chile, que fue mejorado por la Escuela de Diseño de la Universidad de la República, con la intención de que fuera claro.

El rótulo dirá “exceso grasas”, “exceso azúcares” y “exceso sodio”, “exceso grasas saturadas” y se imprimirá en blanco y negro. “La OPS aconsejó que no tenga color dado que las etiquetas, de por sí, ya tienen mucho color”, explicó.

“Se eligió el sistema y los puntos de corte, y se sometió a consulta pública nacional e internacional por 60 días. Recibimos todas las observaciones, la mayoría fueron favorables, y las que no fueron tanto provenían de la industria. Escuchamos a la industria en todo este proceso”, indicó Bove, quien considera que muchas de las observaciones recibidas fueron “razonables”, como por ejemplo no considerar la grasa láctea como exceso de grasa, dado que tiene efectos beneficiosos, y subir los límites inferiores de azúcar para bebidas y mermeladas, además de los de sodio para los panes.

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje