*

Jueves 17 de Abril, 2014
  • Ingresar
  • Registrarse
  • EL DIRECTOR DE LA ASOCIACION DE PLANIFICACION FAMILIAR NIEGA QUE PAGUE A GINECOLOGOS PARA RECIBIR PACIENTES

    Alberto Carreira: Los DIU no son un negocio

    * El director de la Asociación Uruguaya de Planificación Familiar, Alberto Carreira, negó que desde allí se pague a ginecólogos de Salud Pública para enviar usuarias a esa asociación. Los DIU que ingresan al país para la asociación lo hacen sin pagar impuestos y a las usuarias se les cobra $ 80 por su aplicación.

    Escrito por: GEORGINA MAYO

    Lunes 28 de julio de 2003 | 03:46
     El entrevistado
Alberto Carreira grab

    El director ejecutivo de la Asociación Uruguaya de Planificación Familiar (AUPF), Alberto Carreira, respondió sobre una investigación difundida por el Ministerio de Salud Pública (MSP) donde se señala que algunos ginecólogos niegan la aplicación a las pacientes de Dispositivos Intrauterinos (DIU) en los centros de Salud Pública y reciben pagos de la AUPF para que dicha entidad los coloque. El trabajo analiza la concreción del Programa de Salud Integral de la Mujer (SIM) –creado en el año 2001– y que se lleva adelante en los diez Centros de Salud de Montevideo y área metropolitana.

    La AUPF recibe fondos de la Federación Internacional de Planificación de la Familia (IPPF), “aunque éstos se redujeron en más de 50%”, relató Carreira. No sé por qué razón –continuó– se pretende atribuir el funcionamiento o no de algo a la AUPF”, dijo en referencia a los problemas que arrojó la investigación sobre implementación del Programa de Salud Integral de la Mujer, en los Centros públicos.

    La entrevista no sólo fue grabada por la periodista sino también por el entrevistado.

     

    –¿Hay ineficacia en la aplicación del programa de Salud Integral de la Mujer?

    –No voy a juzgar. Pero es absurdo considerar que los médicos reciban pagos de la Asociación Uruguaya de Planificación Familiar para que allí se coloquen los DIU. Es un concepto lesivo y no es real. No sólo para la AUPF sino para el cuerpo médico. La Asociación tiene servicios en el Hospital Pereira Rossell: docentes grado cinco, enfermeras, parteras, funcionarios, dicen a las usuarias que vayan a los servicios de la AUPF, cuando éstas buscan una consulta ginecológica o colocarse un DIU. A la gente nadie la lleva (a la AUPF). De los 50 ginecólogos que hay en los centros de salud, sólo 2 o 3 trabajan también en la Asociación y por ello, claro, cobran.

    –En la investigación se cuestiona el envío de pacientes desde Salud Pública a la AUPF.

    –Eso es una rotunda mentira. A la usuaria se le pide una contribución para el mantenimiento del servicio que es muy costoso. Si pueden, pagan un bono de $80 pero a veces colaboran con $10 y otras con nada.

    –No tendrían que pagar, el Estado coloca DIU gratuitamente.

    –Y que vayan a ponerse el DIU por el Estado, no nos oponemos. La gente que busca un servicio seguro, idóneo, permanente, regular, donde siempre reciben asistencia, va a los servicios de la AUPF.

    –¿Esas características no las tienen los centros de salud?

    –No sé si las tienen o no. Lo que es absurdo es que se interprete que porque las usuarias vayan a la Asociación de Planificación Familiar, ésta pague por eso.

    –¿Cree que las usuarias tienen elección si el médico dice que no hay condiciones sanitarias para que se coloque el DIU en Salud Pública?

    –Suena ridículo que dos o tres médicos de Salud Pública que también trabajan en la AUPF tengan tanta influencia. Si usted tiene una amiga que cuenta con carné del MSP, que quiere colocarse un DIU y la manda a un servicio de la AUPF, ¿es un delincuente?

    –Si soy médica y la envío sabiendo que los DIU los brinda el Estado y la usuaria no tiene que pagar ni $10 ni $80 pesos, ¿por qué lo haría?

    –Paga si puede. A veces la mujer quiere colocarse el DIU porque está menstruando y es el momento técnico para hacerlo y no puede esperar, entonces va donde está el servicio seguro. A veces se advierte (de los perjuicios) a la usuaria fumadora o que utiliza un celular. Entonces, si tiene unos dineros para eso, que destine algún dinerillo para cuidar su salud y colaborar.

    –Los centros de salud no son seguros.

    –No soy quién para juzgarlos.

    –Pero de alguna manera lo hace.

    –Estoy diciendo lo que la Asociación hace y lo que no hace es un pago especial a ginecólogos para recibir usuarias de Salud Pública. Nuestra organización procura atender la mayor cantidad de gente de bajos recursos y establecer una especie de política de Robin Hood, para subvencionar a las que no pueden pagar.

    –¿El Estado proporcionó U$S 50 mil en el año 2001 a la AUPF?

    –Eso es un disparate (se ríe). Primero que no fueron U$S 50 mil, son partidas cuatrimestrales de unos 24 mil pesos cada una. La AUPF recibió en el año 2002 unos $100 mil y no lo malgastamos porque no lo podemos hacer ni podemos pagar coimas.

    –¿Por qué el Estado tiene que darle dinero a una asociación que recibe fondos del exterior?

    –Cumplimos un papel muy importante. Si una organización obtiene recursos del exterior para verterlos en el país, no creo que el aporte del país sea condenable.

    –¿Los DIU los recibe sin pagar impuestos?

    -Recibimos aportes externos, los DIU y una serie de materiales son provistos por la Federación Internacional de Planificación de la Familia.

    –No pagan impuestos.

    –¿En qué sentido?

    –Como cuando se importa un grabador, paga un impuesto por ingresar al país.

    –Los DIU ingresan a través del Ministerio de Salud Pública.

    –Y no pagan impuestos?

    –Pero ese no es el tema.

    –¿Y para usted cuál es el tema?

    –Bueno, si querés cortarla acá porque vas a entreverar el partido, vamos a tener lío todos. No entiendo, no sé por qué apuntás a eso.

    –Si la AUPF disminuye la cantidad de usuarias atendidas dejarían de justificarse los fondos del exterior.

    –Nuestro motivo es el desarrollo de la planificación familiar, no está confrontado con el MSP y no se puede considerar un negocio a los DIU.

    –Si los envía la IPPF, no pagan impuestos y usted hace pagar a la gente $80 o $15, obtiene un rédito.

    –Hay una serie de gastos de funcionamiento. Si la usuaria pagó un bono colaboración, ¿la AUPF hace un negocio o da un servicio? *

    Suscribíte a nuestros titulares por e-mail

    Recibí todos los días en tu correo las últimas noticias de LARED21

    Publicá tu comentario