Imprimir

Qué les gusta a los hombres…

Hacía tiempo que quería hablar sobre los gustos de los hombres con respecto al sexo femenino. Me gustaría exponer mi opinión y las escuetas investigaciones que he realizado al respecto en este tema. Creo que muchas mujeres están equivocadas al pensar que el físico ideal para un hombre es la típica modelo de portada de revista, y quizás, con este seudo artículo aclare un poco esa equivocación.

Hablando con un amigo (tengo muchos y gracias a escucharlos atentamente me entero de muchas cosas de interés), descubrí que la paleta de colores en la atracción femenina que sienten los machos es muy variada. Los hay que buscan cuerpos imposibles, que se ponen cachondos perdidos con las fotos de jovencitas sin taras, arrugas y brillos en la piel, esas tan de moda que usan como maquillaje el mejor programa de Photoshop, pero también descubrí con alivio que, el antónimo de este tipo de hombres es mucho más común, aquellos que lo que verdaderamente quieren ver en las mujeres es la realidad, sin edulcorantes ni farolillos de seda, quieren ver (tocar, saborear, etc… usad vuestra imaginación) a mujeres reales con sus curvas prominentes, con sus marcas en la piel, poros definidos y pliegues sugerentes que te hacen palpar a simple vista el contorno. Este tipo de hombres tienen mi más sincera admiración, que conste en acta.

Podríamos tirar ahora (y no he dicho tirarnos, eso vendrá luego) por aspectos mucho más carnales y menos visuales, como por ejemplo el peso, ese cabrón de mierda que tortura la mente de todas las mujeres (habéis leído bien, “todas”) y les hace pasar por una vida de sacrificio para conseguir el cuerpo perfecto, cuando lo más seguro es que ya lo tengan.

Hombres con gustos contrapuestos, desde aquel al que un día oí comentar que lo que más le gustaba de una mujer era su delgadez, ya que podía notar cómo se le colocaban los huesos al penetrarla (suena obsceno y ofensivo, lo sé, pero creo que todos somos lo suficientemente adultos como para no escandalizarnos con conversaciones así, no saquéis el hacha tan pronto, por favor, mentes abiertas, gracias) Aquella vez me hizo gracia el comentario, tiene que ser curioso que guste clavarse los huesos de una mujer mientras tú le clavas… Bueno, y pasemos al lado contrario (también tengo chascarrillo, por cierto) el comentario del chaval en cuestión fue mucho más extenso, me decía muy convencido que le gustaban las mujeres con esa pelotita abdominal de la que tanto se avergüenzan algunas, esa pequeña tripita que rebosa por el pantalón, lo cierto es que me dio mucha ternura escucharlo. También me dijo que le gustaban con el trasero grande, y si no era demasiado fibroso mejor. (Ahora viene la frase del escándalo) rezaba así: “darle un azote en el culo y ver como se mueve en plan gelatina es llegar al éxtasis”. Otra ovación para el elemento, eso es saber valorar el cuerpo femenino en su máximo esplendor.

Los hay que prefieren los pechos grandes, como para no poder abarcarlos con ambas manos al tiempo, y los hay que sus preferencias son más recatadas, donde la cantidad no supera la calidad de los senos, como veis hay mucha variedad.

¿Qué tal si hablamos de edad? Pues también se cree a pies juntillas que los hombres prefieren a las niñas de dieciocho años (omitiré edades menores y prohibidas, por no sacar a colación a las Lolitas). Por supuesto son las que se llevan más medallas, tienen cuerpecitos sin los síntomas de la edad y calamidades varias, pero no olvidemos que hay hombres (gracias al cielo, muchos) que las prefieren maduras, más entradas en años, con su sexualidad en el punto justo como para dar rienda suelta a todas las fantasías que se quieran soñar. Obvian el paso del tiempo en sus cuerpos, se centran en lo saludables y femeninas que puedan llegar a ser, en la experiencia que hayan podido tener y otras cualidades también muy apetecibles.

No voy a entrar en modos de vestir, color de ojos y tonalidades de piel y cabello, si están más o menos depiladas, o si su contoneo es mejor o peor, si su olor es más natural o prefieren los perfumes caros; cada hombre busca cosas diferentes en la mujer.

Como habréis comprobado solo he hablado de aspectos físicos, la personalidad e inteligencia juegan una gran baza en lo que un hombre quiere o no encontrar en las mujeres, pero esta vez daré por supuesto ese matiz.

Por último me dirigiré a ellas, en definitiva, este artículo es más para mujeres que para hombres: Chicas, haced el favor de no obsesionaros tanto con el aspecto que tengáis, una mujer sensual y sexual puede ser de muchos tamaños, colores y sabores. Los hombres no suelen reconocer públicamente si las prefieren gordas, delgadas, altas, bajas o con los ojos pequeños; pero para todo hay su público, os sorprendería la cantidad de hombres que hay que saben valorar el cuerpo femenino, sin darle importancia a lo que nosotras vemos como un mundo.

Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión