Imprimir

Descolonialismo para tod@s

Juntos, por Timothy Karpinski

¿Quién saqueó América hace cinco siglos?, ¿los millones de españoles que vivían en la pobreza y se deslomaban para pagar impuestos a la reina, o los grupitos de la corte de Isabel: su amiguito Colón y asociados?  ¿Quién declaró la guerra a Irak: los cientos de millones de habitantes de EEUU, o la corte de Bush y sus secuaces?, ¿Odian todos los israelíes a toda la población palestina?, ¿absolutamente todos los israelíes son gente violenta y racista que apoya la política genocida de su gobierno?

En estos días en que unos celebran la colonización y otros la repudian, me pongo a pensar que no podemos dividir el mundo entre pueblos colonizadores y pueblos colonizados. Pienso que hoy estamos todos colonizados, y que es importante que nos demos cuenta de que no son los pueblos, sino los grupos de poder (gobiernos, bancos y empresas) de esos pueblos, los que conquistan, invaden, saquean territorios y cuerpos.

Me interesa mucho el pensamiento postcolonialista y descolonizador que existe en América Latina, pero no comprendo cómo es posible que se reconozca la enorme diversidad de los pueblos latinoamericanos y no la de los pueblos llamados “colonizadores”. Los gringos o los europeos son pensados como un bloque homogéneo en el que se sitúan todos aquellos y aquellas nacidas en países con pasado imperialista; pero la realidad es que tanto Estados Unidos como los países europeos tienen bolsas enormes de pobreza y de gente que vive en los márgenes, discriminados/as o explotados por diversas causas.  Y muchos otros que, yéndoles bien, están luchando por las mismas causas que la gente en otros lugares del mundo.

Hay una hermandad entre los pueblos pero seguimos utilizando categorías de clasificación que nos separan y a veces nos enemistan. Yo creo que hay una línea común que va desde las luchas de los pueblos originarios por la tierra y el agua, a las primaveras árabes, las plazas y calles griegas, el movimiento mapuche y estudiantil en Chile,  las luchas del yosoy123 de México, las reivindicaciones indignadas españolas, las luchas del feminismo islámico, el movimiento Occupy Wall Street en Nueva York.

Por eso reniego de la dicotomía entre colonizadores/colonizados. Todos estamos colonizados: por el capitalismo, por el patriarcado, por las necesidades ficticias que nos creamos. Pero nos creemos que unos pueblos son los malos y otros son los buenos, cuando estamos hablando de las cúpulas de poder que pactan con otras cúpulas de poder, y nos joden a todos.

Y es que esta oposición radical entre la gente colonialista y la colonizada no es gratuita. Sirve para que perdamos de vista el hecho de que estamos todos colonizados por la necesidad de tener mensualmente un salario con el que poder comprar comida, ropa, techo, y millones de cosas más.

Por eso el colonialismo ya no se produce a nivel de naciones, una vez demostrado que el poder político trabaja para los grupos de poder económico. Cualquiera con dos dedos de frente sabe de sobra que los descomunales beneficios de REPSOL no son para los “españoles”, sino para los accionistas de esa empresa. Rajoy cuando viaja a Argentina para “hablar” con Kirchner no vuela a defender los intereses de los españoles, sino de los accionistas de Repsol, que tienen todas las nacionalidades (el capital es lo más transnacional de este globo: circula con libertad y no entiende de banderas). Lo malo del viajecito es que lo costeamos los españoles, como si a nosotros nos fuera bien cuando a REPSOL le va bien.

Obviamente que hay españoles que se sienten muy orgullosos de  su nación y del “glorioso pasado”. También hay gringos prepotentes y  alemanes impacientes o maleducados. Pero hijoeputas hay en todos los continentes, y creo que nuestra mirada debería ir más allá de las dicotomías que empobrecen nuestra realidad, mucho más compleja y diversa.

Las nacionalidades son etiquetas que oprimen y discriminan, aunque a muchos les sirva para sentirse pertenecientes a una comunidad determinada y eso les de arraigo y seguridad. En mi caso no me gusta la palabra patria, no me siento orgullosa de ser española, y no me apetece cargar con el peso histórico del país en el que nací. La etiqueta “española” te abre y te cierra puertas según a donde vayas, y esa dificultad para sentirme “ciudadana del mundo” me limita.

Como española he sentido miradas de desprecio t de aprecio que no tienen que ver conmigo, sino con la Historia del país donde nací. Ya puedes tu explicar que tu sangre es una mezcla de visigodos, fenicios, romanos, árabes y judíos; lo mismo da. La nacionalidad me oprime del mismo modo que cualquier otra categoría que establece lo que “soy” frente a lo que “no soy”. Y una se harta de ser estigmatizada bajo el peso de una nacionalidad que una no ha elegido.  Yo insisto en que no soy descendiente de una noche loca de amor entre la reina Isabel y Cristóbal Colón, en que no tengo ningún sentimiento de superioridad ni inferioridad, en que mi ideología no es colonizadora, pero es difícil romper los esquemas que se activan ante una etiqueta. En España el 12 de octubre hay manifestaciones anti imperialistas bajo el lema: “Nada que celebrar”. Pero eso no sale en los noticieros latinoamericanos porque no interesa que el mundo sepa que España es un país fragmentado, que su bandera está manchada por la sangre del franquismo, y que hay muchos que reniegan de la “madre patria” aun habiendo nacido allí. En España estamos todos también colonizados: por el pensamiento neoliberal que recorta nuestros derechos y libertades, de igual modo que en el resto de los países capitalistas.

Más allá de las fronteras que imponen  a los pueblos, yo siento que mi matria es el núcleo de gente que quiero, unos viven en la ciudad en la que nací, y otros en otros países. Soy lo que siento por la gente que me habita dentro, tengan el color de piel que tengan y sean de la clase social que sean.

Por eso, insisto: no podemos seguir pensando que unos pueblos masacran a otros; son los gobiernos y los empresarios  los que se declaran la guerra entre ellos. Si hay gente que sale a matar o a morir en nombre de una bandera, es porque al pueblo se le inyecta periódicamente patriotismo en vena para que se crean que los intereses de esos grupos de poder son los suyos propios (por ejemplo, a través del fútbol).

Una mirada más amplia sobre este tema creo que nos haría ver que todos somos habitantes de un planeta, y que separarnos por grupos basados en la idea de “nación” solo sirve para que discriminemos entre los que son nuestros “amigos” y “enemigos”, según le convenga al poder político y económico. “Divide y vencerás” es uno de los mecanismos más poderosos que han  existido en la historia de la Humanidad para explotar a las personas. Nos inoculan el odio al “otro” o a los “otros” para que sigamos entretenidos en diferenciarnos y en discriminarnos unos a otros a través del machismo, el racismo, la xenofobia o la homofobia.

Por eso hemos de liberarnos de las etiquetas que sitúan a unos como los vencedores y a otros como los vencidos; somos todos y todas perdedoras, porque casi todos nos levantamos cada mañana para otorgar grandes beneficios a las empresas que dominan el mundo.  Por eso nos levantamos también contra las opresiones, que se parecen mucho en todo el planeta.

Así que insisto en la idea de que los enemigos no son los pueblos, son los señores de la guerra, esos de la industria armamentística que se forran y se ríen a carcajadas viendo a la gente humilde defender apasionadamente su “patria”. Hasta que no nos convenzamos de que más allá de estas etiquetas, todos y todas estamos subyugados a la tiranía del patriarcado y el capitalismo, no podremos echar al 1% que se reúne periódicamente para decidir el transcurso de la Historia del Tiempo Presente.

Solo hace falta que nos demos cuenta de que somos mayoría y que estamos en el mismo barco, llamado Tierra.

Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión