*

Implantes mamarios para mujeres prefabricadas: un "macho negocio"

Implantes mamarios para mujeres prefabricadas: un “macho negocio”

Escrito por: Socióloga Esther Pineda G.

hs Actualizado a las hs

epineda
Esther Pineda G.

Escritora, Socióloga, Magister en Estudios de la mujer

Los implantes mamarios, o “hacerse las lolas” como dicen en el Río de la Plata, comenzaron a realizarse en Estados Unidos y Europa por los años 80. Una década después, la influencia de esta práctica llegó a América Latina, donde aquellos centros de poder impusieron la modificación estética como una necesidad de las mujeres. Al principio, esa “moda” se irradió entre las mujeres de mayores recursos económicos, como asimismo entre las que rondaban el ambiente de medios de comunicación, especialmente la televisión.

Pero no es sino hasta la década del 2000 que se genera el boom de los implantes mamarios, todas quieren tenerlos, y pese a que sus elevados costos se mantienen, se hacen más accesibles, sin embargo, esta accesibilidad ligada a una baja en los costos de los implantes mamarios, puede ser explicada por la utilización de materiales para su fabricación no aptos para el uso médico y que darían como resultado diversos problemas de salud a las que se encuentran expuestas las mujeres en la actualidad, siendo entre ellas las mujeres más pobres quienes se encuentran en situaciones de riesgo por practicarse este tipo de operaciones, y con frecuencia quienes perecen al no contar con los recursos para una atención médica posterior.

Por esta razón es posible afirmar, que el interés masivo en la actualidad de las mujeres por las cirugías estéticas de tipo cosméticas, principalmente los implantes mamarios, no es casual, es consecuencia de los distintos mecanismos ideológicos de los que hace uso el capitalismo y el patriarcado para introducir e imponer sus concepciones de belleza, y claro está, ejercer dominación y explotación a través de la cosificación del cuerpo femenino y su definición como objeto para el placer.

Entre estos, los medios de comunicación jugarán un papel fundamental, pues son ellos quienes dirán a las mujeres qué es la belleza a través de la televisión, vallas, revistas, su programación y publicidad, que características posee o debe poseer una mujer para ser considerada bella, como debe verse, es decir, las mujeres serán bombardeadas con las múltiples imágenes de estrellas, modelos y cantantes, definidas arbitrariamente como “representantes de la belleza”, con lo que se consolida socialmente la expectativa de la mujer ficticia.

De acuerdo a ello, esta mujer espectadora habrá de compararse con lo que ve, y tras consumir mensajes que le dicen que debe lucir como estas mujeres ficticias, prefabricadas, y con frecuencia ser criticada por no lucir como las mujeres que muestran los medios y los concursos de belleza, habrá de verse motivada a la intervención quirúrgica para modificar y “mejorar” su aspecto físico, con la creencia de que al modificar su cuerpo podrá ser aceptada, querida, reconocida.

Los medios muestran e imponen estereotipos de belleza creados por Europa y Estados Unidos, persuaden a las mujeres a la realización de este tipo de intervenciones quirúrgicas invasivas y el capitalismo lo vende a través de la industria de la cirugía estética cosmética.

Sin embargo, muchas de estas mujeres desconocen el trasfondo que se esconde tras su decisión de intervención quirúrgica, la gran mayoría afirma que su elección es autónoma, un medio para sentirse bien con su cuerpo, de aumentar su autoestima, pero desconocen y niegan la influencia ejercida por un sistema patriarcal que considera a la mujer un objeto y un sistema capitalista que la considera un negocio, que exige, promueve e induce a la mujer a la modificación estética y corporal a través de dietas, cirugías, restricciones alimentarías y todo el conjunto de elementos constitutivos de la tiranía de la belleza.

Ayuda
Publicá tu comentario

Ahora podés comentar con imágenes y videos

Nuestra página utiliza el servicio de Disqus para los comentarios, esto quiere decir que LARED21 no almacena o utiliza los datos personales de los comentaristas.

¿Cómo comentar?

Escribí tu comentario y cuando hayas finalizado, hacé click en uno de los servicios donde tengas una cuenta (Facebook, Twitter, Gmail o Disqus) o simplemente podés crearte en Disqus

Mis comentarios no aparecen, ¿por qué?

LARED21 eliminará aquellos comentarios que:

  • Contiene insultos y agravios a otros comentaristas
  • Presenta uno o más enlaces (links) a otros sitios

Si ninguna de estas opciones se aplica a tus comentarios no dudés en contactar a nuestro equipo para que revise la situación

Ocultar

Si aun no formás parte de nuestra comunidad, creá una cuenta.

Crear mi cuenta